Lordat | Una fortaleza ancestral en el Ariège

Rodeado de altos picos, Lordat es un pueblo pequeño que conserva un gran castillo. Llegar a Lordat – como llegar a otros tantos puntos del Ariège – no es cómodo, pero el camino tortuoso merecerá la pena. Vente con nosotros a visitar una de las fortalezas más impresionantes del Ariège.


La zona más al sur del departamento francés del Ariège es un territorio montañoso de tremenda belleza. No en vano los Pirineos son los reyes allí, y con los Pirineos hay que convivir.

Incluso en verano, y cuando el sol aprieta, el calor en Lordat no se nota. Si te resguardas en la sombra la temperatura es de lo más agradable. La brisa que acaricia levemente las montañas consiguen que los grados desciendan en las alturas.

Cómo llegar a Lordat

A casi mil metros de altitud, Lordat es una pequeña bastida de difícil acceso. Partiendo de la vía principal que lleva a Ax-les-Thermes, tienes que adentrarte en por una carretera de montaña que sube vertiginosa hasta llegar a la localidad.

Parece que esos kilómetros, que no son tantos, de carretera de montaña no vayan a terminarse nunca. Antes de llegar a Lordat hay que detenerse en Vernaux y disfrutar de la iglesia de Santa Marta, románica ella. La parada – la nuestra – es breve, pero tu puedes ir hasta las minas de talco de la misma localidad. Nosotros no lo hacemos.

Más sobre Vernaux en el enlace.

Continúas subiendo, y subiendo, curva aquí, curva allá. Finalmente llegas al pueblo, aunque hace ya rato que divisas el castillo. Sin duda esta fortaleza es una de las más sorprendentes del Ariège y aunque su estado de conservación no sea magnífico, bien es cierto que es mucho mejor que el de otros castillos de la región.

Un poco de historia

Tal vez el castillo de Lordat no te suene demasiado, pero sí lo haga la palabra «cátaro». No, Lordat no es un castillo cátaro – y ya sabes qué pienso al respecto de los castillos cátaros -, pero sí tiene relación con ellos.

¿Castillos cátaros? Lee más aquí.

Empecemos por decir que el castillo de Lordat es uno de los más antiguos pertenecientes al condado de Foix y a día de hoy sigue siendo un magnífico ejemplo de la arquitectura militar medieval en los Pirineos del Ariège.

Se cuenta que el castillo fue construido entre los siglos IX y X, el castillo de Lordat aparece mencionado por escrito por primera vez en el año 970. En el año 1034 es cedido por el conde de Carcassonne, Bernard, a su hijo Roger, el que fue el primer conde de Foix.

Es en el año 1244 cuando la fortaleza es ocupada por los cátaros durante la cruzada albigense, ya en tiempos del asedio a Mont´ségur. El castillo es destruido por el rey de Aragón a finales de siglo, pero sus murallas y algunas de sus torres consiguen resistir. La silueta que quedó en el siglo XIII va desapareciendo poco a poco, sobre todo durante las guerras de religión. Desmantelado por orden de Henri IV en el año 1582, el castillo cada vez tiene un aspecto ruinoso.

La visita al castillo y al pueblo

En el año 1923 es declarado Monumento Nacional y desde ese momento las intervenciones estatales consiguen que la fortaleza no desaparezca por completo. En la actualidad el castillo de Lordat puede visitarse en gran parte del año – cierra en noviembre y no abre de nuevo hasta abril – y de forma gratuita, excepto cuando hay espectáculos, que debes pagar entrada.

Más información sobre los horarios de apertura de Lordat y eventos en este enlace.

El pueblo de Lordat es una localidad pequeña en la que no habitan ni 50 personas. Algunas casas están en estado ruinoso, pero las que no se encuentran en un estado de conservación maravilloso. Como es usual en toda Francia, y más en el Ariège, las calles están llenas de flores y vegetación, que sumada a lo verde de las montañas hacen del pueblo una especie de locus amoenus soñado por todos.

El pueblo, en realidad, es apenas una calle principal de la que salen pequeñas ramas que se entrelazan entre ellas para conseguir una especie de madeja desordenada por la que transitar en vehículo es imposible. Tenlo en cuenta, una vez te pases Lordat tendrás que regresar a lo más bajo para llegar de nuevo al pueblo, así que aparca en la entrada, donde la zona de descanso y los baños, no pretendas irte más allá porque el pueblo se va a terminar.

Para llegar al castillo tienes que subir cuesta, atravesando las pocas calles de la localidad, hasta toparte con una garita que te da algo de información y te permite pasar gratis porque el día que tu vas no hay ningún tipo de representación teatral – que es cuando debes pagar para acceder al castillo. Entonces vas a subir un poco de cuesta entre algo de vegetación y te encontrarás con las murallas del castillo frente a ti. Será momento de cruzar y dar una vuelta por el recinto que a día de hoy mantiene casi al completo toda su parte defensiva exterior.

El castillo, en su interior, mantiene poco de lo que era antes. Como he explicado en la breve introducción histórica, una vez los cátaros fueron exterminados – excepto aquellos que huyeron hacia el sur, claro – el castillo se destruyó casi por completo y los años de abandono han hecho el resto.

Aún así es interesante visitar el castillo porque las murallas son muy interesantes, también las torres, pero no solo esto sino también las vistas que hay de todo el entorno.

El pueblo de Lordat queda a los pies de la fortaleza, y se divisa con claridad, además de pueblos que se encuentran también más abajo. Estando en estos lugares una comprende por qué los construyan allí. La orografía del lugar permite, en este castillo, que parte de la muralla sea la misma roca y que en cierto punto el lienzo defensivo de la sensación de salir de la tierra.

El pueblo de Lordat, extramuros.

Más información

Qué más puedes hacer en Lordat

La visita al castillo y al pueblo es rápida – más o menos, claro – pero hay muchas otras cosas que se pueden hacer en Lordat, como por ejemplo rutas senderistas, y es que esa parte de Francia es el paraíso de los senderos. Desde el pueblo, y también desde otras localidades, parten diversas rutas.

Alojamiento

A mi juicio Lordat, como todo el Ariège, es un territorio perfecto para visitar en camper o AC, aunque también puedes ir de hotel ya que tienes localidades con gran oferta en alojamiento, como bien puede ser Foix, Ax-les-Thermes o Tarascone-sur-Ariège. Estas tres localidades, de mayor tamaño, tienen una oferta hotelera considerable, pero también está todo lleno de cámpings – en el mismo Lordat hay uno -, así que por maneras de alojarse no será.

Enlaces de interés

Como siempre, puedes encontrar más información en los siguientes enlaces:

Si mis palabras no te han convencido para visitar este lugar, te dejo a continuación un vídeo que bien puede abrirte un poco más los ojos:

Si no conocías este catillo – o la zona de Francia en la que se encuentra – va siendo hora de que apuntes, tanto Lordat como el Ariège, para futuros viajes.

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.
Entradas creadas 157

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: