Foix | La bella capital del Ariège

Foix es una pequeña ciudad ubicada en el sur de Francia donde la historia se siente a cada paso. Su castillo imponente es la seña de identidad de la capital del Ariège, un destino perfecto para degustar a pequeños sorbos.


Foix es una ciudad encantadora. Es lo primero que debo decir y para hacerle justicia, porque mi imagen de Foix me lleva solo a su castillo del que no sé que pensar y a partir de las múltiples imágenes que he visto antes de visitar la ciudad.

Si digo esto es porque yo también pensaba que Foix era solo una torre enorme metida en lo alto de una montaña, que era solo una buena silueta que permitía hacer buenas fotos. Pues sí, Foix es una buena silueta que permite hacer buenas fotos, pero es también una ciudad preciosa, pequeña, humana, tranquila, coqueta diría yo, que bien merece una visita – y una estancia.

Foix es de esos destinos que tienes en mente de forma continua; has pensado en viajar a Foix muchísimas veces porque no sé, te llama su historia y te llama el departamento del que es capital. El Ariège – será por los cátaros – ha estado siempre ahí y cuando has pensado en visitarlo te has dado cuenta que si quieres hacerlo tendrás que pasar por Foix, porque es el lugar más céntrico, y porque es donde el alojamiento suele estar más barato. Así van las cosas y así pasan los años pero nunca acabas de llegar hasta allí; tendrá que aparecer la Agro Van para conseguir por fin llevarnos a Foix.

¿Dónde está Foix?

Foix se encuentra, como te he dicho antes, en el sur de Francia, en el departamento del Ariège del que es capital. Se encuentra muy cerca de la frontera con España y acceder a ella es sencillo ya que tiene muy buenas carreteras.

Se encuentra en medio de una masa forestal considerable, a paso del Ariège, teniendo uno de los entornos más bonitos que puedes encontrar en el sur de Francia – en ese sur de Francia.

Qué ver en Foix

Como digo, el principal atractivo de Foix es su castillo – que, por cierto, no visitaremos -, pero no solo del castillo vive Foix. Su casco histórico es muy bonito, con claras reminiscencias medievales conservando algunos edificios claramente identificables con esa época. Algunos edificios de renombre, mercado o iglesia, pero también su encanto y es que si algo tiene Foix eso es encanto. Pero vayamos con lo que podemos ver, y comencemos por lo más conocido.

El castillo de Foix

Acabo de apuntar que el castillo de Foix es el monumento más conocido de la ciudad. Acabo de apuntar, también, que nosotros no lo visitamos, y si no lo hacemos es porque nos parece que el precio es tremendamente elevado para lo que ofrece, ya que lo que nos ofrece no es muy de nuestro gusto.

Debo decirte que la visita al castillo dura – y según nos explican en la oficina de turismo de la ciudad -3 horas en las que accedes a distintas exposiciones además de todo el recinto. Nos explican allí, en la OT, que cuando adquieres la entrada te ponen una pulsera con la que puedes entrar y salir tantas veces como quieras durante el día.

A los pies del castillo – único lugar al que podrás acceder sin entrada – se encuentra un espacio museográfico de unos 2000 metros cuadrados en el que se cuenta toda la historia de los Condes de Foix. Hay también exposiciones temporales relacionadas con las Edad Media y parece ser – y según nos dicen otras gentes que han estado allí – que desde lo alto de la fortaleza las vistas son maravillosas.

La entrada de adulto son 11,5 euros, y la de niño 8 euros [puedes comprarlas aquí]. Creo, y me parece importante, que es un muy buen lugar para visitar en familia, seguramente niñas y niños allí se lo pasen genial, pero no creo que esté tan enfocado al adulto, y es esa la razón por la que decidimos no visitarlo.

A lo lejos también mola.

La villa medieval

El centro histórico de Foix es una delicia para toda persona a la que guste pasear por calles estrechas, edificios antiguos y recuerdos del pasado. El burgo medieval, a los pies del castillo, tiene un encanto especial que hace de la ciudad un lugar con mucho encanto.

Puedes encontrar todavía a día de hoy edificios con fachadas de entramados – auténticos – convertidos en cervecerías – que cierran muy pronto -, pequeñas tiendecitas con encanto, bistrós que ofrecen cocina local y también viviendas que conviven con la calma vibrante que sobrevuela la ciudad de Foix.

El discreto encanto de lo antiguo.

Iglesia abacial de Saint-Volusien

Fundada en el siglo XII, fue catalogada como monumento histórico en el año 1964, tiene una cripta a la que puedes descender – y que se descubrió en esa época. Acceder a la iglesia es gratis – como en casi todas las iglesias de Francia – y merece mucho la pena por su arquitectura, aunque su interior esté un poco degradado – como tantas iglesias en Francia.

Está dedicada a Saint Volusien, quien fuera obispo de Tours y exiliado por los Visigodos en el valle del Ariège en el siglo quinto. La iglesia nace a partir de una abadía fundada en el siglo IX, abadía que hoy son dependencias gubernamentales y que se encuentra pegada a esta iglesia.

Lo que vemos hoy es una reconstrucción sobre la antigua iglesia románica que fue destruida en el año 1580 durante las guerras de religión, y aunque no hay mucho de la construcción primitiva sí se mantiene el pórtico del siglo XII y la ya mencionada cripta.

Su interior amplio guarda la sillería del coro del siglo XVII que procede de la basílica de Sant Sernin en Toulouse y un órgano que, si tienes suerte como nosotros, puedes escuchar acompañando a una soprano que ensaya para un concierto.

La plaza de Saint Volusien

En el mismo lugar en el que se encuentra la iglesia encontramos una de las plazas con más encanto de la ciudad de Toulouse y que pronto, ya en la Edad Media, se convirtió en el centro comercial y cotidiano de la ciudad.

Esta plaza es hoy en día un lugar frecuenta por jóvenes, llena de locales para comer y tomar algo, y con un encanto espectacular.

En los alrededores de la plaza encuentras edificios como estos.

Acontecimientos en Foix

Festival de Jazz de Foix

Si buscas cosas que hacer en Foix su Festival de Jazz – que ya lleva 20 ediciones – es una cita que debes tener en cuenta. Muy importante en la región, la ciudad se llena de buena música todos los finales del mes de julio [toda la información aquí].

Los mercados

Es usual en Francia que haya mercados una vez por semana allá donde vayas, y Foix no es menos. Los viernes se celebra el mercado de ocho de la mañana a una de la tarde en Villote, la puerta de entrada al casco histórico de Foix. También el mismo día, y en la plaza Saint Volusien hay un mercado de frutas y verduras hasta las cuatro de la tarde.

Los martes por la mañana, además, hay mercado de agricultores en los callejones de Villote.

¿Cuánto tiempo pasar en Foix?

Bueno, eso depende. Yo te recomiendo que hagas noche allí e, incluso, que uses Foix como centro de operaciones para conocer la zona. Puedes pasar en Foix nada más que un par de horas, pasear por sus calles y volverte, aunque a mí me gustó tanto su ambiente que te recomendaría que, como en Mirepoix, hagas una pernocta allí.

El patrimonio de Foix no es muy abundante pero sí suficiente para que merezca una visita tranquila y disfrutona, y si quieres visitar el castillo ya sabes que deberás invertir toda una mañana o toda una tarde. En los alrededores de Foix, además, tienes otros atractivos como grutas y espacios históricos que seguro te interesan [puedes encontrar todos esos lugares siguiendo este enlace].

El Puente del Diablo, en Montoulieu, uno de los atractivos que hay cerca de Foix.

Datos prácticos

Lo más seguro es que llegues a Foix en vehículo propio y, por lo tanto, que tengas que dejarlo aparcado en algún lado. Puedo decirte que en Foix hay amplia zona de aparcamiento gratuito, que aparece indicada en las señales pero que apunto aquí para que lo tengas claro.

Te darás cuenta que hay zona de aparcamiento pagando e inmediatamente al lado la zona es gratuita. Sabrás cuál es la zona gratuita porque está llena de coches y la que es pagando totalmente vacía. Así, te recomiendo el aparcamiento, por estar céntrico, que hay frente al supermercado Casino en Pl. du 59E Régiment d’Infanterie. En las calles aledañas tienes también aparcamiento gratis frente al aparcamiento pagando, pero ese parking es bastante amplio.

Si vas en autocaravana o furgoneta – como fue nuestro caso – tienes también, y junto al río, una zona de caravanas donde puedes pernoctar sin ningún tipo de problema.

Y si sabes francés, aquí un breve vídeo sobre Foix.

¿Conocías la ciudad de Foix?¿Estaba entre tus planes de visita? Seguro que si te pasas por allí no te va a defraudar, descubrirás un territorio para viajar tranquilamente, sin prisas, y muy rico en patrimonio e historia.

Vibrante, coqueta y amable, Foix es un imprescindible en el sur de Francia, un lugar que te sorprenderá por su sencillez y belleza.

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.
Entradas creadas 152

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: