10 ciudades españolas para escaparte un fin de semana

Parece que cuando viajamos si no salimos de la frontera administrativa el viaje tiene mucho menos valor. Nosotros llevamos ya años reivindicando la validez de todo tipo de viaje, por eso te queremos proponer una lista de ciudades perfectas para escaparte un fin de semana sin salir de España.


Primero de todo, apuntar – y como hago siempre – que las propuestas que aquí aparecen son totalmente subjetivas y que parten de nuestra experiencia no teniendo otra pretensión que inspiraros y animaros a viajar de un modo económico, sencillo y asequible. Las ciudades sugeridas en el artículo son un listado hecho bajo el criterio de quien lo escribe y no pretende ser para nada absoluto. Dicho esto, vayamos con nuestra propuesta.

Segovia

Esta bella ciudad de Castilla y León es conocida por su acueducto, pero también por su Alcázar y su catedral, siendo ésta la última construida en estilo gótico en lo que hoy es España. Además de estos tres atractivos principales, otro de los puntos fuertes de la ciudad es su gastronomía: el cochinillo o los judiones de La Granja son los must en este apartado. Pero no solo eso, y es que Segovia tiene un buen puñado de patrimonio románico conservado en un estado magnífico. Si eso no te convence, apunto para terminar que es una ciudad bellísima por la que te encantará caminar.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Córdoba

Aunque nuestros viajes a Andalucía han sido pocos, el primero de ellos hizo que nos enamorásemos de esta tierra y del destino perdidamente. Córdoba, capital del Califato, fue la escogida para empezar nuestras andanzas por Andalucía, y no veas qué sorpresa nos llevamos. No, no es que no fuésemos a Córdoba con expectativas elevadas, es que la ciudad las superó con creces.

Córdoba, además de su Mezquita tiene un centro histórico increíble, ya no solo de un valor histórico incalculable, sino que es de una belleza indiscutible. Siendo, además, tierra de gente amable y salerosa – no en vano mi abuelo a alguien con mucha gracia lo señala como cordobés – tiene una gastronomía rica y alojarse allí es bastante económico. Debes saber también que cerca de Córdoba se encuentra el sitio arqueológico de Medina Azahara que va a completar tu visita a la perfección.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Toledo

La ciudad de las tres culturas por excelencia es de las más bonitas de España y tiene una de las catedrales góticas más grandes del país – la segunda por detrás de la de Sevilla. Su relevancia histórica es tal que sentirás el peso de los años al caminar por sus calles. Recuerda que allí vivió El Greco – puedes visitar el espacio en el que estuvo su vivienda -, tienes sinagogas, monasterios, murallas… Y, cómo no, una gastronomía que anda tiene que envidiar a las demás ciudades que aparecen en este artículo.

En Toledo es obligatorio pasar por la catedral, por Santa María la Blanca o el Monasterio de San Juan de los Reyes por mencionarte solo alguno de sus atractivos principales.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Oviedo

La capital de Asturias es otra de esas ciudades que cuadran perfectamente en la idea de escapada de fin de semana. Con su rico patrimonio románico, su gastronomía de escándalo, la naturaleza que la rodea y su encanto intrínseco hace que Oviedo cubra todas las necesidades de un viaje de este tipo. No te puedes perder los monumentos prerrománicos, la Catedral de San Salvador con la Cámara Santa o comprar producto local en el Mercado de Fontán. Tampoco tomarte unos pinchos, por ejemplo, en Casa ramón. Ah, y la sidra, no te olvides de la sidra.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Valladolid

De todas las ciudades que hay en esta lista puede que Valladolid sea la más sorprendente, porque de Valladolid una esperaba poco y se llevó mucho. Cuando visitamos esta ciudad castellana la sorpresa fue mayúscula. Nos acercamos a ella por los castillos de la provincia, porque allí el alojamiento era más económico y nos iba bien como centro de operaciones. Nos marchamos de Valladolid con la sensación de habernos faltado tiempo – estuvimos allí dos noches.

Si hay algo que debes ver en Valladolid es la iglesia de Santa María la Antigua, pero también su Catedral o la Plaza Mayor, que sirvió de modelo para plazas posteriores como la de Madrid. Bueno, y la casa de José Zorilla o el Colegio de San Gregorio, con toda la filigrana en su fachada.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Bilbao

La capital de Euskadi es un ejemplo brutal de fortaleza, trabajo y mirada al frente. De ser una de las ciudades menos visitadas del país por su contexto político ha pasado a convertirse en uno de los destinos más codiciados de cualquier persona que ame viajar. Allí encontrarás fuertes raíces culturales así como la vangaurdia más puntera. Gastronomía de alto copete, gente amable, una ciudad limpia, cómoda para vivir… Sin duda Bilbao es una de esas ciudades a las que irás y de las que te costará marchar.

Te recomiendo que tomes unos pinchos por el casco histórico, que te pasees por la ría al atardecer, que subas hasta Artxanda, que visites su Museo de Bellas Artes y que la camines mucho porque la vas a disfrutar de verdad.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Cáceres

En Cáceres estuvimos solo medio día y hubiéramos tenido que invertir más tiempo. Es tal la cantidad de patrimonio que tiene que en un rato no se ve al completo. Además, para mí, es una de las ciudades más bonitas de España, de esas ciudades que te hacen viajar a través de la historia.

La Iglesia de San Francisco es mucho más bonita de lo que aparecerá en cualquier foto, su Plaza Mayor es espectacular y su casco histórico, de piedra ocre, es maravilloso. Debes saber que la ciudad de Cáceres fue escenario de Juego de Tronos, y no me extraña, porque vaya coquetada de lugar.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

León

No os mentiré: a León fuimos por su catedral. Sí, León tiene una de las catedrales más bonitas de España, siendo ella la menos española de todas porque su estilo es eminentemente francés. Lo mejor de la catedral de León está en su interior, con esas vidrieras que hacen que a una se le salten las lágrimas, pero no solo la catedral es lo que sorprende de León. No, hay muchas más cosas en esta ciudad que hacen que pasar un fin de semana allí sea un plan genial. A bote pronto, lo que debes saber es que, a mi juicio, León es una de las mejores ciudades españolas en las que tapear, mejor que Granada – unpopular opinion.

No queriendo hacer un apartado sobre esto – ya está en el post principal de la ciudad – sí debo decirte que meterte en el Barrio Húmedo se traduce en saber cuando entras pero no cuando sales. Yo ahí lo dejo. Además del Barrio Húmedo – imprescindible -, debes ir también a San Isidoro, a la ya mencionada Pulchra Leonina o el Parador de Turismo. Tampoco debes pasar por alto la Casa Botines, una de las pocas obras de Gaudí que existen fuera de Catalunya, o la Plaza del Grano, para mí de las más bonitas y coquetas que he visto en España.

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Salamanca

En Salamanca no es que quisiese pasar un fin de semana, es que allí quería pasar mi vida de estudiante, pero no pudo ser – te lo cuento en el artículo principal – y tuve que conformarme con pasar allí una tarde en uno de los viajes de celebración de cumpleaños de JJ.

Y sí, una tarde no fue suficiente para disfrutar de todo lo que Salamanca ofrece, porque su Universidad, la catedral, las torres, el Cielo de Salamanca – esto si lo vimos, y es maravilloso -, se nos quedaron por visitar. Recorrer sus calles, admirar toda la arquitectura… requiere mucho más tiempo del que disponíamos nosotros, así que sin duda – y estoy convencida de ello – Salamanca es la ciudad perfecta para pasar un fin de semana. Bueno, no solo lo es por toda esa arquitectura, por su Plaza Mayor – hija de la de Valladolid – ni por el río Tormes. No, no es solo eso, lo es también por su ambiente universitario y juvenil y su cultura de tapas.

La foto es horrible, lo sé, pero ¿y lo bien que lo pasamos?

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Cuenca

La ciudad de las Casas Colgadas – que no colgantes, que lo que cuelga es otra cosa – es otra de esas localidades chulas que se conocen por un solo atractivo – en este caso el ya mencionado – y en las que se está poco tiempo porque parece que con eso ya es suficiente. Pues yo quiero romper una lanza en favor de la ciudad de Cuenca y decir que no ésta no vive solo de las Casas Colgadas, sino que tiene también una Catedral preciosa, un casco histórico muy chulo- y con muchas cuestas -, tiene también refugios de la Guerra Civil, el Convento de San Pablo, en la actualidad Parador de Turismo y al que llegarás cruzando el famoso Puente de San Pablo que salva el río Huécar – y que si tienes vértigo lo vas a pasar un poquito mal.

La gastronomía conquense, por otra parte, es otro de los puntos fuertes de la ciudad, y hacerte con un buen queso manchego o con una botella de Resolí será casi obligatorio. Ah, y decirte también que Cuenca es una ciudad bastante animada por la noche. Si te desplazas hasta la zona de pubs, fuera ya del casco histórico, te aseguro que vas a pasar una noche inolvidable…

Encuentra más información sobre este destino haciendo click aquí.

Y hasta aquí esta pequeña selección de ciudades españolas que son perfectas para escaparte un fin de semana. Me dejo fuera algunas que me hubiera gustado incluir, pero tampoco quería hacerla demasiado extensa. Puede, por otra parte, que te preguntes por qué no aparecen aquí ciudades como Barcelona, Madrid o València. La respuesta es sencilla: creo que necesitas más que un par de días para visitarlas. Otras puede que no las hayamos visitado y otras quedan pendientes para futuras publicaciones.

¿Qué ciudades añadirías tú? ¿Cuál de éstas prefieres?

Esta entrada estaba preparada para ser publicada la primera semana de confinamiento por la Covid-19 pero, en ese momento, decidí postergarla porque no me veía con ganas de publicarla, y tampoco creí que fuese el momento adecuado.
Un mes después de aquello me veo con ganas de compartir este post con vosotros, post que espero que os sea de ayuda para futuros viajes.

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.
Entradas creadas 109

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: