La Pobla del Bellestar

A caballo entre la Comunitat Valenciana y Aragón encontramos un conjunto histórico-artístico aparecido en el siglo XIII que tiene uno de los puentes medievales mejor conservados de toda la zona y que es, todo él, un pequeño tesoro a descubrir. ¿Te apetece visitar la Pobla del Bellestar?


¿Cuántas veces tienes que pasar por delante de un sitio que te llama la atención para decidirte a parar y visitarlo? Pues posiblemente las veces sean inversamente proporcionales a lo lejos que tengas ese lugar: cuanto más lejos, menos veces necesitas. Cuanto más cerca, por lo tanto, menos caso le haces, aunque te llame poderosamente la atención.

Y sí, así nos comportamos todos, aunque a veces no queramos asimilarlo. Como lo tenemos ahí, cerquita, a un paso – dos o tres, pero pocos a lo sumo – decimos «bueno, ya vendré». Y no vas, ni vienes, ni nada de nada, y se te quedan las cosas por ver y por disfrutar y igual llega un día que, hala, te has quedado sin ir. Pues señoras y señores, aprendamos algo de estos días pasados – días que son meses, casi un año – y empecemos a hacer aquello que deseamos – dentro de la medida de lo posible, ya saben ustedes que eso de ser libres no es hacer lo que venga en gana, ¿eh?

Y ahí voy yo, con mi historia de Sant Miquel de Pobla, en el término municipal de Vilafranca del Cid, en la provincia de Castelló, aunque parece ser que está entre dos tierras, ya que inmediatamente después se encuentra la Iglesuela del Cid, pueblo turolense bonito donde los haya. El río Truchas, el que salva el monumento principal de este pequeño lugar del que hoy os hablo, es el que divide en ese punto Aragón y la Comunitat Valenciana. Y como los puentes lo que hacen es salvar separaciones naturales, pues empiezas a andar estando en Teruel y sales por la otra punta estando ya en Castelló. Las cosas de las divisiones, que son eso, meras particiones humanas.

La Pobla del Bellestar es donde nació Vilafranca, y es que en ese lugar fue otorgada la carta puebla por Blasco de Alagón en el año 1239 dando entidad propia al lugar aunque con un nombre bastante diferente al que tiene hoy y es que se llamó Riu de les Truites – o lo que es lo mismo, Río de las Truchas.

El río, el puente y la torre.

La Pobla de Bellestar es interesante no solo por su condición geográfica – que para mí dota al sitio de interés extra – sino porque es uno de los conjuntos medievales más bien conservados de la zona, teniendo como elementos principales los que se ven en la foto de arriba: el puente gótico y la torre medieval. Y de ellos os voy a hablar ahora de manera más concreta.

El puente gótico

Si hay algo que llama la atención de la Pobla de Bellestar, y la llama en primer término y de manera irremediable, eso es el puente gótico que preside todo el conjunto. De factura gótica, fue construido en el siglo XIII y es uno de los más bellos puentes medievales de las provincias de Castelló y Teruel.

La imagen que presenta hoy en día es magnífica, y no es magnífica por casualidad, sino que se debe a una fantástica restauración que tuvo lugar no hace muchos años y que mereció el premio Europa Nostra por el excelente trabajo llevado a cabo.

La excepcionalidad del puente no se debe solo al trabajo de restauración realizado sino a la estructura propiamente dicha de la construcción ya que se trata de un puente de un solo ojo de 70 metros de longitud construido casi exclusivamente mediante la técnica de la «piedra en seco». Y sí, es que la piedra en seco es uno de los mayores tesoros de los que goza la zona, una técnica ancestral que aún en día todavía se conserva y algunos intentan mantener viva. Por cierto, esta técnica constructiva es Patrimonio de la Humanidad.

Si te interesa la técnia de la «piedra en seco», en Vilafranca tienes un 🖱museo dedicado a ella.

Debes tener en cuenta que la piedra en seco, como su propio nombre indica, es piedra y ya, sin otro elemento de sujeción que la gravedad misma. Sabiendo esto, es menester dar el dato que el del río Truchas es el caudal más potente de toda la Comunitat Valenciana y que, a veces, la fuerza del agua es potentísima. Piensa que el puente estuvo construido en el siglo XIII. Piensa que estamos en el s. XXI. Piensa que en su mayor parte solo hay piedra y nada más.

Cierto es que cruzar el puente ya vale la pena.

La torre medieval

El segundo elemento a tener en cuenta aquí es la torre medieval que forma parte de una masía fortificada como lo son tantas otras de la zona, y es que por allí no había un castillo dominante que permitiese a los campesinos guarecerse de ataques y problema, así que es usual encontrarte con estos elementos arquitectónicos repartidos por todo el territorio.

Esta masía, como digo, es medieval y es que se tienen las primeras referencias en el s. XIII. Es de planta rectangular, hecha en mampostería y con las esquinas reforzadas en sillarejo. Tiene una altura de 14 metros y acaba con remates almenados, que muestran su carácter defensivo, así como también lo muestran las aspilleras que aparecen en la fachada.

La torre, a la izquierda de la imagen.

El núcleo poblacional

Además de los dos elementos que acabo de destacar, en la Pobla del Bellestar cabe destacar todo el núcleo poblacional, de belleza indiscutible y reunido alrededor de la ermita de San Miguel, que fue la primitiva parroquia del pueblo y que sigue los cánones constructivos de las iglesias de reconquista.

Pasearte por las pocas calles que conforman este núcleo poblacional es toda una delicia, por bonitas, auténticas y tranquilas. No hay más que unas pocas casas, una vieja ermita, una torre, un puente magnífico, un río y un entorno maravilloso. Cuatro o cinco cosas simples pero que unidas se convierten en uno de los conjuntos de arquitectura medieval más destacados de la Comunitat Valenciana.

A grosso modo, esto es lo mínimo que debes conocer para visitar la Pobla de Bellestar, pero debes tener en cuenta que lo interesante para ver en la zona no se agota ahí, es más, creo que para que esa zona se agote debes hacer muchas visitas. Si te interesa conocer más sitios para visitar allí te recomiendo que eches un vistazo a este post que reúne una ruta que transita entre Teruel y Castelló y que te lleva por lugares preciosos que se encuentran a pocos kilómetros de distancia. Encontrarás el artículo haciendo🖱click aquí.

Más información

Si quieres conocer algo más de este sitio, y también de la zona, te recomiendo que eches un vistazo a la página de información turística de la localidad de Vilafranca del Cid [link aquí]. También en la web de la ruta del Camino del Cid tienes un poquitín de información [link aquí], aunque lo interesante de la web es la gran información sobre rutas que puedes hacer teniendo como hilo conductor los lugares por los que paso Rodrigo Díaz de Vivar.

Y bueno, qué, ¿te animas a visitar este precioso núcleo histórico?

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.
Entradas creadas 148

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: