Europa,  Itinerario,  Praga,  República Checa

Guía para pasar 3 días completos en Praga | Itinerario y consejos

Seguro que muchos de vosotros tenéis en mente viajar a Praga pero… ¿por dónde empezar? Esta ciudad, una de las más visitadas de Europa, requiere de una visita calmada – y casi que te diría que estudiada. La capital de la República Checa guarda muchos secretos y aunque no es posible descubrirlos todos en una sola visita sí tienes que saber cuáles de ellos son los imprescindibles. Así que si tienes 3 días completos para visitar Praga, aquí te dejo un itinerario con todo lo que puedes ver en la ciudad, dónde puedes alojarte y en qué lugares puedes comer.

Primer día: entre Mala Strana y la Ciudad Nueva

Puente de Carlos y Mala Strana

Uno de los imprescindibles de Praga es Mala Strana. Es importante, para no agobiarte, que planifiques bien la visita y que sepas que Mala Strana es mucho más que su castillo; es un barrio en el que puedes pasar perfectamente media jornada y que dependiendo de la época del año te costará más tiempo o menos visitar.

Planifica bien tu visita a Mala Strana y el castillo. Si viajas en verano posiblemente encuentres muchas colas.

¿Cómo es el mejor modo de llegar al castillo? A mi juicio: caminando. Sí, empieza por el Puente de Carlos, uno de los must de Praga, y sigue caminando hasta llegar a lo alto del barrio, de este modo irás conociendo un poco más la ciudad y el barrio que es una ciudad en sí mismo – y es que Mala Strana significa Ciudad Pequeña.

Entrada para el castillo

Comprar las entradas es fácil, coge la opción que más te convenga y empieza a disfrutar. Recomiendan que, si viajas en temporada alta, lo primero que debes hacer es ir hasta el Callejón de Oro así lo encontrarás sin gente. Si viajas fuera de temporada no tendrás ningún tipo de problema con la visita ya que el volumen de gente es menor. Visita los distintos monumentos en el orden que más te convenga o que más te apetezca, y ten en cuenta que el castillo lo puedes visitar sin pagar, pero no podrás acceder al interior de los monumentos que se encuentran dentro de la ciudadela.

Hay distintas modalidades de entradas, dependiendo de lo que quieras ver. Puedes hacer una visita por libre, pero no podrás ver los monumentos por dentro – sólo una parte de la catedral – ya que debes pasar por un torno . Las modalidades son la A/ 350 CZK, B/250 CZK y C/ 350 CZK. Con cada una de estas entradas puedes ver unas cosas u otras. La A te permite ver los monumentos principales, más la torre de la pólvora y parte de las exposiciones, la B te permite ver los monumentos principales – es la que nosotros escogimos – y la C te deja ver el Tesoro de San Vito y la Pinacoteca. También puedes comprar entradas individuales para algunas atracciones. Para ver con más detalles todo lo que te ofrece haz click en este enlace.

Información general sobre el castillo haciendo 🖱click aquí.

Monasterio de Strahov

Después de haber visitado el castillo no regreses a la parta baja de Praga por donde has venido, dirígete hasta el Monasterio de Strahov, uno de esos lugares que parece que debes visitar pero que a nosotros nos decepciona un poco – por no decir mucho. La entrada nos parece muy cara para lo que el lugar ofrece y aún siendo el lugar bonito, la modalidad de visita deja mucho que desear. Lo más que podrás hacer será caminar por el pasillo que conecta las distintas salas de la biblioteca, no vas a poder acceder a ellas – a no ser que pagues más.

Plaza Wenceslao

Praga es una ciudad de contrastes, y eso se percibe perfectamente cuando dejas Mala Strana, pasas por la Ciudad Vieja y vas a parar a la Plaza Wenceslao, que se encuentra ya en la Ciudad Nueva. Esta plaza es el centro neurálgico de la Praga contemporánea ya que es donde finanzas y cultura se unen. De las cosas más destacadas de esta plaza – que no parece una plaza porque es de forma elíptica y muy alargada – y que se encuentra en lo alto de la misma es el Museo Nacional, que tiene en frente la estatua de San Wenceslao, patrón de Bohemia.

¿Sabías que la Plaza Wenceslao fue la que utilizaron los nazis como escenario para sus manifestaciones masivas en Praga?

Galerías Lucerna

Aprovecha que estás en la zona para visitar una de las galerías míticas de la ciudad, las Galerías Lucerna, en las que encontrarás una escultura increíble de David Cerny.

Termina el día tomando cerveza

En Praga hay algo que debes hacer sí o sí: tomar cerveza. Allí el zumo de cebada es casi religión y las cervecerías son una institución. Hay centenares de locales donde tomar una buena cerveza pero nosotros te recomendamos que vayas a la mítica cervecería U Zlatého Tygra. Aunque esta cervecería no tiene demasiada buena prensa entre los turistas, a nosotros nos parece que es uno de los lugares más auténticos de la ciudad y donde vas a disfrutar del ambiente de Praga en todo su esplendor.

Mapa con localizaciones

Día 2: el Barrio Judío, el arte urbano y el viejo castillo de Vysehrad

Si el primer día lo pasamos en la Ciudad Pequeña, el segundo vamos a invertirlo en descubrir el Barrio Judio princialmente.

El Barrio Judío de Praga

Antes de visitar este barrio debes saber que el Barrio Judío de Praga es interesante no solo por las sinagogas sino también por la arquitectura historicista y modernista que hay en sus calles, siendo la Calle París una de las más bonitas de la ciudad.

También tienes que saber que el Barrio Judío o Josefov data de principios del s. XI pero que hoy lo vemos muy cambiado a lo que era entonces. El estado en el que se encuentra hoy esta parte de la ciudad de Praga se debe a las remodelaciones que se hicieron a finales del XIX y principios del XX siguiendo el Plan Haussmann parisino. Y debes saber también que durante el Tercer Reich Hitler tuvo la idea de mantener este barrio para hacer un museo exótico de la raza extinta, razón por la cual no destruyeron las sinagogas y por lo que podemos visitarlas hoy en día, aunque los templos sí sufrieron daños durante el estalinismo.

Visitar las Sinagogas

Lo que debes saber en primer lugar es que la visita a las Sinagogas no es gratuita La entrada conjunta a todas las sinagogas cuesta 16 euros al cambio y puedes acceder a casi toda las sinagogas de Josefov, excepto la Sinagoga Vieja Nueva – que tiene entrada especial.

Interior de la Sinagoga Española

Con la entrada vas a poder acceder a la Sinagoga Española, la Sinagoga Maisel, la Sinagoga Pinkas, el conocido Cementerio Judío y la Sala de Ceremonías. El orden en el que vayas a visitar las Sinagogas no es relevante pero siempre se recomienda visitar en primer lugar la Sinagoga Española por ser el monumento en el que se concentra más gente. Otra vez debo apuntar que este dato es siempre cierto si viajas en temporada alta ya que en el mes de enero visitamos la Sinagoga Española en total soledad.

La entrada a las Sinagogas la puedes comprar en cualquiera de los monumentos.

De todo el circuito, la Sinagoga más espectacular es la Española, seguida de la Sinagoga Pinkas ya que tiene un interior de lo más impactante. Otra de las cosas que no puedes perderte es el Cementerio Judío, por ello te recomiendo que adquieras la entrada combinada a estos monumentos judíos ya que te costará menos dinero.

Arte Urbano

Praga es una ciudad que dicen tiene un marcado carácter medieval. A nosotros no nos parece que eso sea una afirmación demasiado objetiva aunque bien es cierto que la zona de la Ciudad Vieja si puede recordarte a lugares fantasiosos o de cuento por su arquitectura y trazado de calles. En cambio Praga es una ciudad que tiene repartido por sus calles una gran cantidad de arte urbano digno de conocer. Empezando por la famosa estatua de Kafka que podemos encontrar frente a la Sinagoga Española un recorrido por los puntos más destacados de lo que se conoce como streetart – y no solo de grafitti vive éste – es algo muy interesante que podrás hacer en Praga.

Uno de los puntales del arte urbano de Praga es el escultor David Cerny que tiene algunas obras repartidas por distintos puntos de la ciudad. Un par de ellas las vimos ya en nuestra primera jornada: la cabeza de Kafka que da vueltas y que se encuentra a la entrada de un centro comercial, muy cerca de la casa danzante, y el caballo de las Galerías Lucerna. Pero en este segundo día vamos a buscar otras dos esculturas – o conjuntos escultóricos – que se encuentran por Mala Strana, además de otro de los puntos más codiciados de la ciudad para hacerse fotos – más allá del Reloj Astronómico.

Lo primero que haremos será acercarnos hasta el Museo de Franz Kafka y fijarnos en la escultura que hay en su patio conocida como Proudy o Chorros en español. Una escultura de 210 centímetros de altura formada por dos hombres meando sobre la silueta de la República Checa. Saquen ustedes mismos las conclusiones.

Continuaremos la ruta y nos iremos ahora hasta el Muro de John Lennon, ya en la Isla de Kampa, que empezó a pintarse para alzar la voz contra la represión de la era comunista y ha acabado siendo un lugar de lo más mainstream, donde el postureo es el rey. Aún así debes pasar por allí y hacerte la foto, no te creas que nosotros no nos la hicimos.

La siguiente parada son los Babies, unas esculturas que puedes encontrar también en la Torre de Telecomunicaciones – algunos dicen que es el edificio más feo de la República Checa, pero que en este caso se encuentran instalados al lado del Museo Kampa, a orillas del Moldava. En esta zona, por otra parte, vas a encontrar arte urbano pintado en los muros muy interesante. En invierno pasearte por el Moldava pues como que no es tan agradable como pasearte en verano, pero vale la pena caminar por allí para ver otro punto de vista de Praga.

Avenida Národní en Nové Mesto

Encontrándote en este punto de la ciudad es obligatorio que te pasees por la Avenida Národní, para mí una de las zonas más bonitas de Praga. A la Avenida puedes acceder, y viniendo de la Isla Kampa, por el Puente de las Legiones ya que desde él vas a tener una vista increíble de las viviendas a orillas del Moldava.

En esta Avenida se encuentran algunos de los edificios más chulos de Praga y algunos de los cafés históricos más destacados de la misma como el el Café Louvre, lugar en el que se reunían artistas e intelectuales en la época esplendorosa de la ciudad – Einsetein o Kafka pasaron por allí.. Entre las cosas que vas a poder ver aquí se encuentra el Teatro Nacional o el Teatro Nova Scnena, un teatro construido en los años 80 en estilo brutalista y en el que hay uno de esos cafés históricos por el que debes pasar.

Frente a este teatro tienes otra escultura interesante que es un homenaje a Klimt pero que es distinta a las demás al estar intervenida por la artista Eva Blahová quien realiza esculturas tejidas y cubre temporalmente esta obra con diferentes indumentarias. En el momento en el que nosotros pasamos por allí encontramos la escultura transformada en Frida Kahlo.

Desde este punto te recomiendo que salgas de nuevo al Moldava para acercarte hasta las casas danzantes y continuar el paseo hasta el segundo castillo de Praga.

Vysehrad, el otro castillo de Praga

Esta zona de Praga, por encontrarse alejada del sector más turístico de la ciudad, no es tan conocida como otros barrios, pero cierto es que lo que hay allí es muy interesante. Debes saber que en la zona de Vysehrad se encuentran los restos del castillo construido en el s. X siendo la parte más antigua de la ciudad, y también que en el cementerio descansan los restos de Dvorak.

Otra de las cosas que vas a poder ver allí es la Basílica de San Pedro y San Pablo que tiene má de 900 años pero que debe su aspecto actual a remodelaciones hechas en estilo neogótico. El cementerio de Vysehrad, como ya te he dicho, es también interesante por ser monumental y por encontrarse la tumba de Dovrak – es bueno que sepas que las campanas de la Basílica tañen melodías del compositor – y que encontrarás, al entrar por la puerta que da a la Basílica, girando a la izquierda y pasando por una galería con arcos.

También debes ver, en esta zona, lo que se conoce como la Rotonda, un edificio que data del s. XI y que es de los más antiguos de la ciudad. También te toparás con una de las puertas que se conservan de la antigua ciudadela desde la cual te recomiendo te dirijas hasta el Monasterio de los Eslavos de Emaús, un edificio que seguro te habrá llamado ya la atención por su techo puntiagudo y de color blanco y que fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial al querer los americanos bombardear Dresde y confundir Praga con la ciudad alemana.

Mapa con localizaciones

Día 3: la Ciudad Vieja o Stare Mesto

A estas alturas de la ruta te estarás preguntando: ¿pero estos no se han dignado a visitar la Plaza del Ayuntamiento Viejo? Sí, claro que sí, pasamos por ella constantemente – y es que nuestro alojamiento está muy céntrico. Pero no te hemos hablado de ella porque todavía no la hemos visitado como se merece.

Hay una cuantas cosas que debes visitar en esta zona, entre las que se encuentra, claro, el Reloj Astrónomico, ese otro lugar que es un photocall codicidísimo pero que nosotros, al viajar en el mes de enero – y levantarnos siempre muy pronto – podemos disfrutar en total soledad.

Todo es posible una fría mañana de enero

Pero más allá del Reloj Astronómico debemos visitar otras cosas en la Ciudad Vieja de Praga. Algunas de ellas son muy conocidas, como la Iglesia del Tyn, esa que se encuentra metida en un patio de vecinos y que es de entrada libre – aunque nosotros la encontramos cerrada por reformas. También tienes otro templo importante para visitar y que es la Iglesia de San Nicolás, barroca y una de las más bonitas en este estilo de toda la República Checa, que no es de entrada gratuita a no ser que vayas muy pronto por la mañana, o eso dicen, y es que la encontramos cerrada cuando se supone que antes de las 9 de la mañana deberías poder entrar gratis, aunque por la tarde, al caer el sol, la encontramos abierta y podemos acceder a ella. Vale muchísimo la pena.

Interior de la Iglesia de San Nicolás

Otra de las cosas que debes buscar en la zona de la Plaza del Ayuntamiento Viejo es la Casa Natal de Kafka que se encuentra al lado mismo de la Iglesia que te acabo de mencionar, la de San Nicolás, aunque debes saber que de la casa queda solo la fachada porque fue arrasada por un incendio hace ya muchos años. Sin embargo, allí puedes encontrar otra de las casas en al que vivió Kafka y que es esa tan famosa con grafitos en blanco y negro – el número 2 de la plaza – hasta que se mudó a otra casa muy cerca de allí – el número 5.

Pero es que además, y ya que estamos con intelectuales de principios de siglo, debes saber que en el número 17 de la plaza se encuentra el salón de la casa de Berta Fanta, o al menos el recordatorio de ese salón. Si es importante – o si se destaca por algo – es porque allí solía ir nada más y nada menos que Einstein a tocar el violín, y lo hacía frente a gentes como Kafka o Brod. Debes saber que el primer lugar en el que Einstein ejerció de catedrático fue en Praga, en la Universidad Alemana, y que fue durante este periodo cuando desarrolló las ideas más importantes de su Teoría de la Relatividad.

La casa de Berta Fanta – o lo que queda de ella.

Otra de las cosas interesantes que te vas a encontrar cerca de esta plaza es otra de las esculturas de David Cerny: el Freud Colgado. Te aviso, si no levantas la cabeza no te vas a dar cuenta que allí está eso.

Pero la estrella de la Corona, o de la Plaza de la Ciudad Vieja, es sin lugar a dudas el Ayuntamiento de Praga y te recomiendo encarecidamente que lo visites.

Visitar el Ayuntamiento Viejo de Praga

Además del Reloj Astronóico, que se ve desde fuera y que ya sabes que saca a los apóstoles a cada hora en punto, el Ayuntamiento Viejo es importante por alguna cosa más que te voy a mostrar aquí. La primera de ellas es la posibilidad que tiene de subir hasta lo alto de la Torre del Reloj desde la que vas a tener unas vistas muy chulas de la ciudad, pero no se queda solo en eso.

Visita al Ayuntamiento Viejo y subida a la Torre del Reloj

La visita al Ayuntamiento se hace previo pago – 250 CZK o 210 CZK si compras la entrada por internet – y puedes hacer una visita guiada o puedes ir por libre. De hecho, con tu entrada puedes hacer la visita libre y después la guiada. Te recomiendo que hagas la visita guiada ya que no incrementa el precio de la entrada, te ayuda a enterarte mucho mejor de la historia del Ayuntamiento – y de Praga – y te permite visitar los sótanos de la ciudad.

Para hacer la visita guiada debes apuntarte, y cada día se hace en diversos idiomas, no habiendo siempre en español, aunque no es imprescindible que hables el idioma para seguir la visita. Nosotros nos apuntamos a la de italiano – ya que lo entendemos los dos. Durante la visita pasarás por la Capilla Gótica y si tienes suerte – o te esperas a la hora en punto – podrás ver a los apóstoles de cerca y en movimento 🙂

La subida a la Torre del Reloj es libre y a lo alto de la misma puedes llegar en ascensor o subiendo una rampa y una vez llegues arriba las vistas te van a dejar sin palabras.

Visita a los Sótanos

Después de realizar la visita guiada al Ayuntamiento Viejo de la Ciudad de Praga lo que vas a hacer es descender hasta las entrañas de la capital de la República Checa. Debes saber en este punto que Praga se encontraba, en el pasado, 6 o 7 metros por debajo del nivel que vemos ahora. La razón por la que se subió el nivel de la ciudad fue por la cantidad de inundaciones que sufría. Esto hizo que debajo de las calles y casas de Praga se encuentre su tesoro mejor guardado: la auténtica Praga Medieval.

Esta parte de la visita – que solo se puede hacer guiada – te lleva por una serie de túneles que son las calles de Praga antes de ser elevada, con la calzada original, con viviendas y todo lo que te puedas imaginar. Sin duda es una de las cosas más chulas que veremos en la ciudad.

De camino a la Casa Municipal

Ahora te recomiendo que sigas caminando por la Ciudad Vieja para llegar hasta la Casa Municipal, pasando antes por la Torre de la Pólvora a la que puedes acceder gratis hasta el primer nivel, pero si quieres subir al mirador tendrás que pagar 100 CZK – unos 4 euros al cambio.

Muy cerca de la Torre de la Pólvora vas a encontrar la Casa Municipal, edifico construido entre los años 1905 y 1911, que tiene una sala de conciertos, un café chulísimo, un restaurante típico muy molón donde puedes comer auténtica comida checa a un precio más que razonable y un bar histórico resultón.

Dicen que las tartas que se sirven en el café de la Casa Municipal no tienen nada que envidiar a las que se sirven en los cafés de la elitista Viena. Te recomiendo que si quieres probar buena repostería a un precio no muy abusivo te sientes allí, aunque puedes hacerlo en otros lugares de la capital checa de manera más económica, como son el Louvre o el Nona.

Y no debes perderte, muy cerca de la Casa Municipal, el único café cubista del mundo: el Grand Café Orient.

Más cerveza y más comida típica

Cerca del Museo del Comunismo encontramos la cervecería Kolkovna Celnice, otra de las cervecerías conocidas de la ciudad en la que sirven comida checa a muy buen precio y en la que encontrarás una oferta muy variada de cervezas a un precio más que razonable. Medio litro de cerveza te puede salir por 52 KCZ – unos dos euros – y una Master de 13º por 49 KCZ.

Te recomiendo ahora que vuelvas a la Plaza de la Ciudad Vieja Andando, pero siguiendo otra ruta distinta para que puedas disfrutar de la bella arquitectura de esta parte de Praga – que nada tiene que ver con lo medieval.

Un atardecer junto al Moldava

No puedes despedirte de la ciudad de Praga sin presenciar un atardecer junto al Moldava, con el Castillo y el Puente de Carlos al fondo. Si viajas en invierno el atardecer pintará el cielo de pálidos colores pastel y puedes pasar las últimas horas del día en dos locales míticos. Primero, ve al Louvre a tomarte un café, en la ya conocida Avenida Narodní. Cuando hayas hecho esto, regresa al Tigre Dorado a por cerveza y di adiós a Praga como se merece.

Adiós Praga, nos vamos contentos – y dobles – y no solo por la cerveza…

Mapa con localizaciones

Consejos

¿Cuándo viajar a Praga?

Creo que cualquier época del año es buena para visitar la capital de la República Checa. Eso sí, en invierno todo cierra más pronto, hace bastante frío y la luz del día escasea. Esto sería lo malo pero para mí visitar Praga en invierno – no en Navidad – tiene muchas más ventajas que inconvenientes. ¿Cuáles son las ventajas de viajar a Praga en invierno? La principal: es mucho más económica. Otra ventaja que no podemos desdeñar: hay muchísima menos gente. Con estas dos premisas creo que debes plantearte visitar esta ciudad en invierno, o fuera de temporada. En verano, obviamente, estará todo más vivo, habrá mucha más gente y hará más buen tiempo – o no, porque el calorazo allí es también importante. Al final debes sopesar qué es lo que más te interesa y qué prefieres encontrarte al viajar

¿Dónde alojarte?

Amiga, aquí viene lo bueno. ¿Dónde me alojo en Praga? Pues en mi caso te diría: donde me lo permita el presupuesto. Peeeero… si viajas en enero puedes encontrar un hotel de 3 estrellas en pleno centro de la ciudad con desayuno y merienda incluidos -sí, merienda también – por muy poco dinero – y muy poco dinero es MUY POCO DINERO. Lo mejor es que busques alojamiento en Praha 2 haciendo frontera con Praha 1 – y si está cerca del Moldava mejor, entre los puentes de Las Legiones y el de Carlos.

Nosotros nos alojamos en el Hotel Adler, de 3 estrellas, y que te recomendamos por su situación, por la maravilla de los desayunos – ya no comíamos casi en todo el día – y porque además te invita a merendar. Si no te convence el hotel puedes encontrar muchos más aquí:

Booking.com

¿Cómo me muevo por Praga?

Yo te recomiendo que en la medida de lo posible te muevas por Praga a pie. La ciudad no es muy extensa y caminando es como más se disfruta. Puedes tomar también el tranvía o ir en autobús, pero soy de las que tiende a pensar que a pata todo se ve – y se vive – mejor.

El tranvía es una buena opción para moverte por Praga.

¿Es cara la ciudad de Praga?

Bueno, a vistas de alguien que viene de España la ciudad de Praga es una ciudad normal, de precios asumibles. No sería cara para nosotros, sí lo es para los checos que la tienen prohibida porque por culpa del turismo los precios están altísimos. La cerveza puede costarte entre 2 y 3 euros – pero medio litro de cerveza, nada de tonterías – y puedes probar platos de comida típica por 3 o 4 euros – si no vas a lugares muy turísticos. En cambio las entradas a los monumentos tienen unos precios bastante altos y el alojamiento puede dispararse si viajas en verano. Si te pasas por los supermercados los alimentos no son nada caros, a no ser que vayas a comprar fruta, y puedes probar allí también la comida típica a precios muy económicos ya que tienen espacios donde venden productos locales ya cocinados.

Ejemplo de gastronomía local comprada en el supermercado por poco más de 1 euro.

¿Cómo llego a la ciudad de Praga?

Volar hasta Praga desde España sale por un pico, pero volar desde España a otras Viena no lo es tanto. Así, te recomiendo que combines tu estadía en Praga con la de Viena – si puedes permitirte una semana larga de viaje – y hagas el trayecto de Austria a la República Checa en tren.

¿Cuánto tiempo necesito para visitar la ciudad de Praga?

Para visitar la ciudad de Praga vas a necesitar, como mínimo, 3 días completos con sus 4 noches. Este tiempo será suficiente para ver lo básico sin demasiadas prisas, aunque en verano posiblemente sea un poco apurado por la cantidad de gente que hay. No te recomiendo que en tres días completos salgas de Praga para visitar otros lugares, si te apetece ir a Karlovy Vary, por ejemplo – cosa que nosotros no hicimos –, creo que debes alargar tus noches en Praga si quieres disfrutar de la ciudad.

¿Dónde cambio dinero en Praga?

La cantidad de locales que se dedican al cambio de divisas en Praga casi asusta, pero no todos son de fiar. Algunos tienen muy buen cambio pero después te cobran unas tasas enormes – algo que a mí me suena un poco a estafa. Nosotros el cambio lo hicimos siempre en el mismo local:

💱 Cambiar dinero en Praga es fácil, en cada esquina te encuentras con una casa de cambio. Pero… ¡alerta! En casi todas esas casas de cambio que hay sueltas por la ciudad te ofrecen un cambio muy favorable pero después te cobran unas tasas altísimas que encarecen mucho la transacción.

Nosotros cambiamos dinero (unos 60 €) en la casa de cambios Exchange Praga 1, que se encuentra muy céntrica en la 📍 Plaza de Franz Kafka nº 2 (en checo Náměstí Franze Kafky 2, Praha 1). Os dejo más abajo el enlace de su página oficial para que tengáis más información, pero es totalmente fiable y hacen lo que dicen en la web, sin ningún tipo de problema.

Web de Exchange Praga 1🖱 aquí.

Y si este post te parece insuficiente

Si este post te parece insuficiente te recomiendo que eches un vistazo al resto de artículos que están centrados en la capital del a República Checa. En ellos encontrarás información más detallada sobre la ciudad y también opiniones más personales al respecto. Puedes hacerlo siguiendo este enlace:
http://lospobrestambienviajamos.com/category/europa/republica-checa-europa/praga-republica-checa-europa/

*En este post hay algunos links de afiliados, lo que significa que si decides utilizar alguno de ellos a ti no te costará nada y a cambio nosotros nos llevaremos una pequeña comisión que nos ayudará a seguir trabajando en el blog.
¡Gracias!

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: