Europa,  Praga,  República Checa

Praga día 3 | El descenso a las entrañas, un montón de cafés coquetos y el último paseo junto al Moldava.

El Ayuntamiento Viejo, la Casa Municipal, el Café Louvre, recuerdos de Kafka… Nuestro tercer y último día en Praga nos dará para tanto – o más – que los primeros. Después de un par de jornadas nos hemos hecho ya a la ciudad y estamos descubriendo su esencia. Aunque sean nuestras últimas 24 horas en la capital checa todavía nos queda mucho por ver.

Como es usual, nos despertamos temprano y nos vamos a desayunar para comenzar a visitar la ciudad bien pronto. Sabéis ya que nuestra visita es en invierno, por lo que debemos aprovechar al máximo las horas de sol, así que tenemos que salir del hotel tan pronto como podamos. Además, tenemos una visita planeada ese día que solo puede hacerse a primera hora de la mañana – si quieres hacerla gratis –, de modo que hay que ponerse las pilas y salir del hotel ya.

Fachadas de Praga con un cartel de Absenta, otro en el que reza "Fuck Wars" y, a lo lejos, la escultura de Freud suspendido desde la azotea de un edificio.
A mí la Praga que me gusta es ésta.

De camino a San Nicolás

Dicen que en Praga se encuentra una de las iglesias barrocas más bonitas de la República Checa. A nosotros lo barroco nos va poco – eso es más para nuestro colega Siset – pero no vamos a dejar de visitar cosas porque no sean de nuestro total agrado, así que desde nuestro hotel ponemos rumbo, otra vez, hasta la Plaza Vieja de Praga.

IMG_0323
Aprovechamos lo pronto que es para hacer el tonto delante del Reloj Astronómico sin gente.

La Iglesia de San Nicolás es ese edificio que rompe con la estética medieval del Týn y la torre del Ayuntamiento Antiguo en esa plaza enorme de la Ciudad Vieja de Praga. Su presencia se debe a la de los católicos frente a los protestantes en la Batalla de la Montaña Blanca, allá por el año 1620. En ese momento el gusto barroco de los católicos se impuso sobre el de los protestantes, y de ahí que nos encontremos ahora en medio de la ciudad de Praga con esta descomunal iglesia.

IMG_0350
La Iglesia de San Nicolás, a la derecha de la imagen.

Parece ser que por las mañanas, antes de las 9, puedes visitarla de forma gratuita, así que allá que vamos – cualquier corona que nos podamos ahorrar nos va bien, ya lo sabéis, ojalá poder gastarnos venga y venga dinero. Nos ponemos delante de la puerta principal. Cerrada. Vamos a la puerta de atrás. Cerrada. ¿Habremos venido muy pronto? Esperamos. Sigue sin abrir. Pues vaya… ¿nos quedaremos sin visitarla?

Buscando el hogar natal de Kafka

Como la primera visita del día nos ha salido rana nos ponemos a buscar la casa natal de Kafka. ¿Por qué? Pues porque sí, porque me apetece ver dónde nació este gran escritor. Así que nos ponemos a ello. Que si una casa no sé qué con pinturas no sé cuánto, que si no que era un edificio que ya no existe. Que si estaba aquí, que si estaba allí. No hay manera de encontrarlo, pero mientras la buscamos encontramos otra cosa. Una placa con una cara que me es familiar, que me había llamado la atención un par de días antes pero que había pasado por alto porque íbamos con prisa. Ahora, con tiempo, me planto frente a ella. Sacrebleu!!! ¡Si esto es lo de Einstein!

IMG_0341

Como sabréis, la primera vez que Einstein ejerció como catedrático fue en Praga. Llegó allí el 15 de abril de 1911 para impartir un curso en la Universidad Alemana – había otra, la checa – y fue durante su estancia en la capital de la República Checa que concibió algunas de las ideas más importantes de su teoría de la relatividad. Pero en la vida de Einstein no era todo estudiar, al tío le gustaba mucho socializar, sobre todo con dos judíos de renombre: Kafka y Brod. En uno de los lugares en los que se reunía era el salón de la casa de Berta Fanta, donde iba a tocar el violín y gentes como los dos escritores anteriormente mencionados lo escuchaban con fervor. De esta casa, hoy en día, queda poco – Praga ha mutado mucho – pero en la fachada hay una placa que lo recuerda. Es fácil de reconocer, porque hay una tienda de souvenirs al lado y la puerta es bastante pintoresca.

IMG_0345

¡Eureka! Lo encontramos

Estamos ya cansados de dar vueltas por la plaza sin encontrar eso que buscamos, aunque no nos vamos a quejar: el día es fantástico. Aunque hace frío – ¿qué, si no, va a hacer en Praga un miércoles de enero? – el cielo está de lo más azul y pasear por ese espacio inmenso casi sin gente es una maravilla. Pero… ¿qué hace una cuando visita un destino y no encuentra lo que busca? Pues sí: nos metemos en la oficina de turismo y preguntamos. Oiga, ¿dónde está la casa donde nació Kafka? No, la de aquí detrás en la que vivió no, en la que nació. La chica que trabaja en turismo nos dice muy amablemente que la casa se encuentra al lado de la Iglesia de San Nicolás – si, ésa que no hemos podido visitar porque estaba cerrada – y que actualmente el edificio está en obras. Nos advierte también que de la vivienda de Kafka queda nada, porque sufrió un incendio – el barrio en aquellos tiempos era un desastre – y lo que hay hoy son construcciones nuevas. Nos dice también que en verano hay una terraza en la que se puede tomar algo, pero que lo que encontraremos hoy es tan solo un andamio y unas obras. Pero que nos da igual; nos acercamos – después de estar un buen rato buscando, como para no hacerlo.

Decir aquí que en la misma plaza existe otro edificio, ése grafitado en blanco en negro que fue donde vivió Kafka durante una parte de su vida hasta que se mudó a otra casa de la misma plaza. La primera está en el número 2, y la segunda en el número 5. Y otro de los lugares kafkianos de esta plaza y que os hemos mostrado un poquito más arriba es el número 17.

IMG_9888
A la derecha de la imagen, la vivienda donde vivió un tiempo Kafka.

Pero más allá de Kafka esa mañana tenemos otro propósito que tiene que ver con el edificio que domina la silueta de la Plaza Vieja – y no, no es el Týn. Queremos visitar el Ayuntamiento Viejo, pero queremos hacer una visita especial…

IMG_0333
A la izquierda de la imagen podéis ver una «I» en rojo: ahí es donde debéis ir para concertar las visitas.

La subida a los cielos y la bajada a las entrañas

No se si sabréis que Praga ha sufrido muchas inundaciones a lo largo de su historia. La última fue en el año 2002 – os la menciono en el post pasado – poniendo en peligro no solo la ciudad de Praga sino también muchos otros puntos de Bohemia. Estas inundaciones, como se entenderá, supusieron un problema enorme para la ciudad. Y, ¿qué se hace cuando te llega el agua al cuello? Eso es: irte a un punto más alto. Y eso es lo que hizo la ciudad de Praga: subió entre 6 y 7 metros.

Y os preguntaréis: ¿por qué nos cuenta ésta esto? Pues ahora después os lo digo.

Visita al Ayuntamiento Viejo y subida a la Torre

Una de las cosas que no paraba de mencionar JJ esos días de viaje era el Ayuntamiento Viejo. Había leído en algún lugar que era posible visitar los sótanos del edificio. Yo, después de la visita al castillo, a la biblioteca y también un poco con las sinagogas estaba algo decepcionada con lo que podías ver en Praga, sobre todo por cómo estaba montado, e iba eludiendo la propuesta. El último día JJ me lo volvió a repetir: ¿quieres visitar el Ayuntamiento o no? En ese momento dije que sí – y hasta aquí todos los síes que leeréis en este blog.

📍Para visitar el Ayuntamiento Viejo de Praga tienes que pagar.

📍La entrada son 250 CZK que al cambio son unos 5€.

📍Puedes comprar la entrada en internet y te costará 210 CZK (link aquí)

📍Te recomendamos que hagas esto ultimo si visitas la ciudad en temporada alta, ya que suelen crearse bastantes colas en el edificio y así te las puedes ahorrar (encuentra más info sobre horarios en esta página)

Nos acercamos otra vez a la oficina de turismo – creo que no serán ni las 10 de la mañana – y decimos que queremos visitar el Ayuntamiento, pero que lo que nos interesa de verdad es visitar el sótano. JJ ya sabe que la visita no se puede hacer libre, que debe ser guiada, y allí nos lo confirman: puedes hacer la visita al Ayuntamiento por libre, pero si quieres acceder al sótano la visita debe ser guiada, y tienes que apuntarte. La mujer nos dice que las visitas son en distintos idiomas, pero que ese día no hay visitas en español, aunque podemos apuntarnos a cualquier otro grupo. De entre los idiomas que podemos entender decidimos apuntarnos al grupo de italiano, que empieza a las 11 de la mañana. Haremos la visita guiada por el Ayuntamiento, pero primero subiremos solos a la torre.

La subida a la Torre del Reloj

Mucha de la gente que va a Praga ansía ver la ciudad desde las alturas. Nosotros no somos mucho de subir a miradores o, más bien, no lo vamos buscando. Sí es cierto que nos gusta subir a torres, murallas, terrazas… pero más por el hecho de subir que no por lo que se ve desde allí. En el caso de la Torre del Reloj de Praga subimos porque lo que queremos es bajar a las entrañas del edificio, y como os acabo de decir, no hay otro modo de hacerlo que no sea con la visita guiada. Así que ya que estamos, no vamos a ser nosotros los que digamos que no a subir a una torre gótica – con lo que nos gustan a nosotros estas cosas.

📍La visita al Ayuntamiento puedes hacerla por libre, pero tienes también visita guiada.

📍Subir a la torre es libre y puedes hacerlo tantas veces como quieras mientras estés en el ayuntamiento.

📍La visita guiada te lleva primero a la parte superior del edificio y más tarde bajas al sótano.

📍En total la visita te puede llevar una hora.

Para subir a la Torre del Reloj debes pasar por la zona donde te pedirán la entrada. Nosotros explicamos que haremos la visita guiada más tarde pero que queremos subir en ese momento a la torre. No nos ponen ningún problema, y nos dicen que estemos 5 minutos antes del inicio de la visita. Y así comenzamos nuestro ascenso a las alturas.

A lo alto de la Torre puedes llegar en ascensor o subiendo por una rampa. Obviamente, nosotros haremos lo segundo: es mucho más divertido corretear por las entrañas de una torre que subir con un artilugio mecánico. Pero ten en cuenta que si eres o vas con personas de movilidad reducida también podrán subir a la torre gracias a este artilugio, así que… ¡que vivan los aparatos mecánicos!

Cuando llegas arriba tienes un espacio habilitado para poder ver la ciudad y, oye… ¡qué vistas tan chulas! Ahí ambos rezamos: desde lo alto Praga sí parece de cuento. Esos tejados de un color teja subido, las casas humeantes, los edificios apiñados, los callejones estrechos. Sí, Praga desde esta perspectiva es algo así como medieval, pero no, seguimos pensando que el concepto le viene grande – como dijo mi colega historiadora de arte: si, medieval del siglo XIX.

IMG_0366

Como venimos diciendo en todos los artículos que estamos presentando sobre Praga, visitar fuera de temporada nos está permitiendo poder disfrutar de las atracciones más turísticas sin ningún tipo de agobio. Y ésta no va a ser menos. En la torre estamos JJ, una servidora, y un par de personas más que se asoman al mirador privilegiado. Podemos estar allí tanto tiempo como queremos – a pesar del frío – y hacer tantas fotos como nos dé la gana. Lo cierto es que desde allí Praga se ve muy bonita, y puedes verla toda en una perspectiva de 360º.

  • El castillo de Praga con la Catedral despuntando
  • La Plaza Antigua vacía, algo muy difícil de ver en otras épocas del año
  • La estampa más típica de esta plaza
  • La controvertida antena de televisión, por la que escalan algunos de los «Babies»

Cuando nos cansamos de hacer fotos y sentir el viento gélido en nuestros caretos descendemos la torre y comenzamos la visita por libre al Ayuntamiento. Para ello te dejan unas hojas explicativas en tu idioma y puedes ir y estar donde te dé la gana e ir a tu aire.

Visita al Ayuntamiento Viejo

El Ayuntamiento de la Ciudad Vieja comenzó a ser sede del gobierno municipal a partir del año 1338, momento en el que los ciudadanos tuvieron el permiso del rey Juan de Luxemburgo para ello. Desde ese momento el Ayuntamiento Viejo fue importante por algunos acontecimientos destacados: alli fue elegido Jorge de Podiebrad como rey de Bohemia en el año 1458. También en la época contemporánea el Ayuntamiento Viejo tuvo un papel relevante en algunos de los acontecimientos más cruentos de nuestra historia reciente. Sí, ya sabrés que estoy hablando de la época de la Segunda Guerra Mundial y de la ocupación nazi. Antes de esto, desde el año 1922, en el Ayuntamiento se encontraba la tumba del soldado desconocido. Si no sabéis de qué se trata, es una tradición nacida en el s. XIX que rinde homenaje a todos esos soldados que han muerto en guerras y de los cuales no conocemos su identidad. En el año 1941 la tumba del Ayuntamiento fue removida. Y en esta época el Ayuntamiento fue cuando vivió sus peores momentos. Lo que vemos hoy es solo una parte de lo que había antes de la ocupación nazi. En el año 1945 el Ayuntamiento fue incendiado, las alas este y norte frente a la iglesia del Týn fueron destruidas por completo y la torre del reloj y la capilla sufrieron daños importantísimos. El archivo de Praga, la biblioteca y objetos valiosísimos que se encontraban en las colecciones ubicadas en la planta baja fueron destruidos. Desde ese momento la silueta del Ayuntamiento cambió para siempre.


Una postal de la ciudad con el Ayuntamiento Viejo completo (foto de Old-Prague)

La capilla gótica

Uno de los elementos que quedaron en pie en el Ayuntamiento Viejo fue una capilla con un mirador cuidadosamente decorado. Esta capilla, hasta hace poco, estaba en restauración y no era visitable pero en la actualidad ya vuelve a estar abierta al público. La capilla fue consagrada en el año 1381 y desde entonces allí está. Una de las cosas curiosas de la capilla, y que supongo que a todos os interesará saber, es que allí se puede ver el mecanismo de los Apóstoles, esos que aparecen cada hora frente a la plaza, los del Reloj Astronómico. Si vais a la hora en punto, podréis ver a los Apóstoles dando vueltas por la cara interna del reloj.

IMG_0397

Dicen que el mirador de la capilla es uno de los monumentos góticos checos más hermosos que existen. Lo cierto es que los ornamentos con los que está recubierta la capilla son una maravilla, y el hecho que esté recientemente restaurada la hacen todavía más espectacular; los colores esos días están extremadamente brillantes. Por suerte podemos estar allí tanto tiempo como queramos y, después de que una visita guiada en checo haya pasado por allí nos quedamos solos contemplando sin ningún tipo de agobio ese espacio tan bonito del Ayuntamiento Viejo de Praga.

IMG_0400
IMG_0398

Antigua Sala del Concejo

Ésta es el espacio más importante del Ayuntamiento de Praga por lo bien conservado que está y por todo lo que alberga. Desde una talla de un Cristo que data del s. XV, pasando por el artesonado gótico, siguiendo con los casetones renancentistas que decoran con sus pinturas el techo o llegando hasta los aparatos de calefacción Art Nouveau del siglo XIX. Lo cierto es que esta sala es chulísima y tiene muchos detalles que la hacen muy interesante. Éstos os los explican en la visita guiada, pero también aparecen indicados en el librito que os prestan para hacer la visita por libre.

IMG_0402
La calefacción en la parte izquierda, el Cristo en la parte derecha.

Sala de Sesiones Brozik

Esta sala fue construida en el s. XIX y lo que se ve hoy es Art Nouveau del XX. En la actualidad este espacio es usado por el alcalde de Praga para celebrar allí actos ceremoniales. Es una de las habitaciones más grandes del Ayuntamiento – ocupa dos pisos – y está decorado con lienzos monumentales del pintor Brozik, quien da nombre al salón.

IMG_0408

Sala de Jorge

Esta sala debe su nombre a Jorge de Podiebrad, el que fue elegido Rey de Bohemia en este mismo edificio. En este espacio se pueden ver todavía restos de frescos del s. XV, parte de las murallas góticas y una parte del techo del s. XVI. Además de esto puedes fijarte como por al ventana se ve el famoso edificio U Minuty, ése que tiene la fachada serigrafiada – finales del XVI principios del XVII – y en donde vivió Kafka – como ya os he dicho más arriba – entre los años 1889 y 1896.

IMG_0417
IMG_0413
La casa se intuye por la ventana

La visita al Ayuntamiento – libre o guiada – termina aquí. Pero ahora viene lo bueno; ahora empieza la visita a la Praga románica.

Los bajos fondos de Praga

Os lo he dicho ya más arriba: Praga ha sufrido múltiples inundaciones a lo largo de su historia. Es por eso que las autoridades decidieron elevar el nivel de la ciudad casi una decena de metros para intentar salvarse de las aguas destructoras. Con esa elevación del terreno quedo escondida bajo tierra la Praga medieval.

IMG_0484

Sí, por fin encontramos eso que tanto ansiábamos: la ciudad de época románica. Cuando la guía nos dice que vamos a descender estamos de lo más emocionados, pero también un poco escépticos porque son tantas las exageraciones que hemos leído – siempre a nuestro juicio, esto es todo muy subjetivo – sobre determinadas atracciones praguenses que no queremos ir don demasiada ilusión. Pasamos primero por una sala de exposiciones y, seguidamente, descendemos. Lo que nos encontraremos allí será mucho mejor de lo que esperábamos

IMG_0492
El fantasma de la Praga antigua

Lo mejor de todo esto es que como esos espacios quedaron olvidados en el subsuelo de la ciudad se han conservado perfectamente. Como nos advierte la guía, son muchos los restaurantes que se encuentran en esta Praga románica. Esos locales que dicen tener un sótano medieval se encuentran situados en lo que eran las antiguas plantas bajas de las casas del medievo, y que ahora han quedado en posesión de particulares. Por suerte, el Ayuntamiento tiene también parte de estos sótanos en su haber y podemos visitarlos.

IMG_0489

Cuando te dicen que vas a visitar un sótano piensas en un espacio en el que se guardan cosas, pero nada más lejos de la realidad, lo que hay debajo del Ayuntamiento es una ciudad medieval escondida. Calles, casas, tabernas… El pavimento original de la época, las separaciones entre viviendas, escaleras. No sé cuánto espacio caminamos por allí, pero lo cierto es que la sensación de estar paseando por un espacio tan singular como este – y tan extenso – es de las mejores que tendremos en este viaje.

IMG_0503
JJ más contento que unas Pascuas

La visita es bastante extensa, no bajas a los sótanos y ya está. Entras por una parte del Ayuntamiento y sales por otra. Y saber que encima de ti hay gente que no tiene ni idea que estás caminando por ahí mola mogollón – igual por eso la Resistencia lo utilizaba como lugar de reunión. Ésta es, para nosotros, la mejor visita que harás en Praga.

IMG_0499

Deciros que entre la visita libre y la visita guiada salimos del Ayuntamiento y mientras íbamos a dar una vuelta para hacer tiempo nos encontramos con los Champagne Lovers que nos amenizaron la espera. Desde aquí mi reconocimiento a estos músicos que en pleno enero tienen el valor de tocar en mitad de la calle, con el frío que hace en Praga y con lo que supone eso de dificultad añadida tanto por lo que respecta a la digitación así como para la embocadura. Chapeau

IMG_0472
Los Champagne Lovers retratados por JJ

En busca del Freud colgado

Después de pasar media mañana visitando el Ayuntamiento hay una cosa que quiero visitar, y que aparece en la primera imagen de este post. Como he ido explicando a lo largo de los post dedicados a Praga, una de las cosas que más me interesan de la ciudad son esas esculturas de David Černý y todavía queda una que quiero ver, y que está muy cerca de la Plaza Vieja.

IMG_0534

Si levantas la cabeza en la calle Husova verás una cosa que te sorprende. Sobre tu cabeza aparece una escultura de dos metros de alto que está suspendida de un edificio mediante una vara larga de hierro. Si te fijas bien la cara del señor te sonará: es Freud. Instalada en el año 1997, de ella dice el autor que intenta representar el estado de los intelectuales a finales del s. XX.

IMG_0533

Freud aparece con la mano izquierda en el bolsillo y con la derecha sujetándose, queriendo simbolizar la situación de desesperación en la que nos encontramos y frente a la cual solo nos queda resistir o rendirnos. La función la cumple: la escultura es verdaderamente impactante y puede que pase desapercibida si vas con la vista fijada en el suelo.

IMG_0531

La Casa Municipal

Habiendo visitado ya todo lo que JJ tenía preparado ahora es el momento de ir a ver todas esas cosas que en Praga son un “ya veremos”. Una de esas cosas, y que desde ya os digo que es un imprescindible en la ciuad, es la Casa Municipal. Quiero ir allí por su café, porque a mí eso de los cafés me gusta mucho y más si son de finales del XIX o principios del XX. Praga – como os explicaré más adelante – está plagada de ellos y es muy interesante visitarlos.

Pero antes, otra torre.

Frente a la Casa Municipal se encuentra la Torre de la Pólvora, una de las más conocidas de la ciudad. En estilo gótico tardío, es otro de esos miradores a los que tanto gusta subir. Nosotros subimos, pero hasta su primer piso – que cómo mola, oye – porque encontramos la puerta abierta. Desde el lugar hasta que nosotros llegamos no se puede ver absolutamente nada, el mirador está un poco más arriba, pero la sala es muy bonita. Si quieres asomarte al mirador deberás pagar 100 CZK (unos 4 euros al cambio).

IMG_0539
Torquemada viene a por ti.

📍 Encuentra más información (precios, horarios) sobre esta torre haciendo click aquí.

El café de la Casa Municipal

La Casa Municipal es un edificio construido entre los años 1905 y 1911 y si te gusta el modernismo… ¡vas a flipar con su café! De verdad os digo que al entrar allí me quede pasmada. Jolín qué lugar tan chulo.

IMG_0545

Su interior, decorado en estilo Art Nouveau, es una verdadera maravilla. Además, la tranquilidad que allí se siente es magnífica. Aunque no lo creáis, la carta tampoco es tan cara – digo esto con la perspectiva de haber visto el precio de los cafés de Viena – y dicen que su pastelería se puede comparar con la mejor de la capital austriaca. Esto no sé si será verdad, pero que allí tienen un expositor con los pasteles dando vueltas, eso sí puedo afirmarlo.

IMG_0548
A Maria Antonieta le gusta esto

📍 Tienes la web oficial del café en este enlace.

El resto de dependencias de la Casa Municipal

Ya que estamos allí, ¿por qué quedarnos sólo en el café? ¡Vayamos a explorar la Casa Municipal! El edificio, extremadamente bello en su parte exterior, no lo es menos en su interior. Existen visitas guiadas, pero nosotros solo íbamos a por un café y no tenemos pensado hacerla, aún así nos aventuramos a bajar las escaleras y nos encontramos con:

IMG_0553

El Restaurante Plzenska y el Bar Americano

Descendiendo la escalinata monumental, bellísima, especácular, de la Casa Municipal vas a parar a dos dependencias muy interesantes: un restaurante y un bar. El Restaurante es codiciado por los visitantes y pese a ser bastante turístico su menú es bastante asequible.

IMG_0560

El Bar Americano está justamente al lado del Restaurante y lo cierto es que parece sacado de una peli de James Bond o algo por el estilo. Nosotros no encontramos gente ni en un lugar ni en otro, pero por la hora tampoco es de extrañar. Que sepáis que este bar es el más viejo de Praga y el segundo más viejo de Europa.

📍 Información del restaurante aquí y del bar aquí.

A mi juicio, acercarse hasta esta parte de Praga es interesante. Me parece que la Casa Municipal es uno de esos lugares que debes ver porque es un edificio verdaderamente hermoso, y tienes allí también la famosa Torre de la Polvora – como ya os he dicho. Pero es que ahí, además, la arquitectura es totalmente distinta a lo que estamos acostumbrados a ver de Praga. De hecho, Praga no es nada de eso que dicen que es, como vengo reiterando desde el principio. Praga sería más una París central que no una Carcassonne – por lo medieval, digo. Su arquitectura va más en esa línea, y de ahí si que podemos afirmar que es una ciudad bonita. Yo no creo que Praga sea la ciudad medieval más bonita de Europa, yo creo que Praga es una ciudad muy bonita, pero que lo que tiene de chulo es del s. XIX hasta nuestros días.

IMG_0565
La Casa Municipal en su exterior
IMG_0590
La Torre de la Pólvora entre arquitectura nada medieval

Y ya que estamos en el barrio: ¿por qué no vamos a una de las cervecerías más conocidas de la zona?

Kolkovna Celnice

Muy cerca de la casa municipal, y al lado del Museo del Comunismo, encontramos una de esas cervecerías-restaurante de la cadena Kolkovna en la que ofrecen comida a buen precio y buena cerveza también a un precio razonable. Después de haber comido un cacho de carne molida rollo hamburguesa pero que no lo es comprada en el supermercado, y comida en el suelo del metro – ¿hay algo más molón para hacer en un viaje que eso? – decidimos ir a regar nuestras panzas al Kolkovna Celnice, a probar otra cervecería que no sea el Tigre Dorado – que no os creáis… volveremos.

IMG_0577

La Kolkovna Celnice es una cervecería de esas en las que hay surtidores de cerveza a porrón y en los que puedes probar una auténtica Pilsener. Pero, ¿en qué lugar no puedes hacerlo? La comida no es demasiado cara allí, como tampoco lo es la cerveza – la jarra te sale por unos dos euros. Nosotros no comimos pero nos tomamos un par de jarrotas, yo una Master de 13º y JJ una Velkopopovický Kozel negra. La mía salió por 49 KCZ y la de JJ por 52 KCZ.

IMG_0569
Esto es lo que comimos sentados en el metro, y estaba… buenísimo

Ahora nos queda hacer una cosa: visitar la iglesia del Týn. Pero antes debemos deshacer nuestro camino y pasear de nuevo por estas calles tan bonitas de Praga. En serio, estoy enamorada de la arquitectura de esta ciudad.

IMG_0580
IMG_0598
Estas calles 😍

📍Lee otros post sobre Praga haciendo 🖱 click aquí

Con la iglesia hemos topado

Nuestra intención ahora es entrar en la Iglesia del Týn, a la que se accede pasando por debajo de un arco, entre restaurantes, y que se encuentra, como todos ya sabéis, en un patio de vecinos. Así que cruzamos el portal y nos ponemos delante de la puerta. O yo no sé leer, o allí dice que está cerrado por reformas. Pero… ¡será posible! Ni San Nicolás ni ésta… qué desastre. Vale que no vaya a misa, pero tampoco hace falta que me las cierren todas así. Pero bueno… qué le vamos a hacer. Al menos el atardecer en esa plaza está siendo precioso.

IMG_0611

Hay pocas cosas más que nos queden por hacer en la ciudad ya. Dar un último paseo por el Moldava y acercarnos hasta el Louvre – el café, claro – a tomar algo, que tengo el antojo. Emprendemos entonces el camino hacia la orilla del río y, espera… ¿está San Nicolás abierta?

Ahora sí: visitamos San Nicolás

Como os dije al principio del artículo, dicen de San Nicolás que es la iglesia barroca más bonita de toda la República Checa. Nosotros decimos no al barroco, es que nos gusta más bien poco, pero ya que estamos: ¿por qué no visitarla? Pues lo que vemos allí dentro… jo, qué bonito.

IMG_0622

Los frescos de la cúpula de esta iglesia, de más de 50 metros de altura, son impresionantes. Pero es que todo el espacio es fantástico, qué elegante este barroco, qué poco tiene que ver con el que abunda por aquí. El horror vacui está presente, pero no sobrecarga.

IMG_0635

Otro de los elementos impresionantes de esta iglesia es el órgano barroco del que dicen fue tocado por Mozart en su visita a la ciudad.

IMG_0632

Si os gusta el barroco, esta iglesia os encantará. Si no os gusta, también os encantará, porque a nosotros nos deja con la boca abierta. Parece que va a ser una breve introducción de todo lo que vamos a ver en Viena. Por cierto, que no pagamos entrada, no sé si es porque ya cerraban o es que la entrada la pagas para subir a la torre. La cuestión es que nosotros la visitamos gratis.

IMG_0640

📍 Más información sobre la iglesia (precios, horarios) haciendo click aquí.

De camino al Louvre

Uno de los cafés que quería probar era el Louvre. Habíamos estado el primer día pero no tomamos nada – tomamos el café en el hotel – y dije que no quería irme de Praga sin sentarme en una de sus salas y tomarme un café. El Louvre era el café donde iban Einsten y Kafka, entre otros, además de ser uno de los cafés más bonitos de Praga. Pero antes de pasar por el Louvre nos queda hacer una última cosa: acercarnos de nuevo al Moldava.

IMG_0660

Y ver como por la tarde, y cuando cae la noche, el Puente de Carlos se llena de gente.

IMG_0661

Vamos a despedirnos de Praga como se merece. Lentamente, paseando por la concurrida orilla del río. Bueno, concurrida no… que estamos solos.

IMG_0664

Nos metemos de nuevo en la Avenida Národni y vamos a parar, por fin, al Café Louvre.

IMG_0689

El Café Louvre

Esté café es uno de los que tiene más solera de la ciudad, aunque lo que hoy vemos sea una reconstrucción, ya que después de la Segunda Guerra Mundial el régimen comunista utilizó las dependencias como oficinas. El actual dueño, años después, lo restauró y lo reabrió al público. Yo allí esperaba encontrarme el halo intelectual de Einstein y Kafka, pero en realidad lo que me encuentro es a muchos turistas que, como nosotros, buscan el romanticismo de un lugar que ya no es lo que era.

IMG_0713

Nosotros decidimos sentarnos en unos sillones en la parte del fondo, a la derecha – parece un chiste –, espacio que está un poco mas tranquilo que el resto del café que da a la calle. Allí nos pedimos un Gran Capuccino (65 CZK) y un Latte Machchiato Especial (59 CZK) y una porción de tarta de queso con melocotón en almíbar y nata (79 CZK). En total nos sale la merienda por 203 CZK, más la propina (unos 20 CZK)que al cambio son 8 euros. Nada barato, pero un capricho los pobres, a veces, también nos lo permitimos.

IMG_0707

¿Os recomiendo el Louvre? Bueno, sí. Es un lugar agradable, muy chulo, con un café más que decente y una tarta que no es deliciosa pero sí está buena – y la porción es generosa. Para mi gusto, mucho mejor el Nona – os lo explico en el post el segundo día en Praga –, lugar al que me pareció que iban más locales y menos turistas. Además, es un poco más económico que el Louvre.

Esto se acaba

Nuestras horas en Praga están llegando a su fin. Llevamos tres días dando tumbos por la capital de la República Checa y ya va siendo hora de abandonarla. Aunque esta vez el hecho que debamos abandonar nuestro destino no supone que se acabe el viaje y es que a la mañana siguiente ¡ponemos rumbo a Viena! Así que ¡vayamos a celebrarlo! ¿Y cómo se celebran las cosas en la República Checa? Eso es, brindando con cerveza. Vamos a gastar las pocas coronas que nos quedan en un par de litros de Pilsener, en el Tigre Dorado, ese bar del señor antipático al que fuimos el primer día. Este señor no estará esa noche, nos tocará esperar un poco más para sentarnos pero celebraremos nuestro paso por Praga como toca: con sendas jarras de buena cerveza entre gente local. A la hora de pagar nos daremos cuenta que el señor antipático, además de eso, es también un tío listo: las cuatro cervezas nos salen por 192 CZK y él nos hizo pagar 200 CZK ¡y encima le dimos propina! Otra cosa le iba a dar yo ahora… Pero bueno, que el turista vive siempre al filo de lo imposible y ya puestos a pagar un poco más o un poco menos, después de todos los sablazos praguenses… ¿qué más dará?

Salimos del bar para poner rumbo al hotel y descansar un poco. Parece que ha nevado. Praga nos dice adiós cubierta de una fina capa blanca. Yo me esperaba de la ciudad otra cosa, JJ también. En ciertos aspectos Praga nos ha decepcionado, pero en muchos otros nos ha sorprendido. Praga es, sin duda, una ciudad a la que debes ir. Muchos te dirán que es su ciudad favorita. Yo no diría tanto, mi favorita forever será Berlín, pero sí tiene aspectos que la hacen de lo más atractiva. Ni te lo pienses si tienes ganas de viajar a Praga y te surge la oportunidad. Praga es otra cosa a la que te contarán, también es otra cosa a lo que te contamos nosotros. Esta visión es subjetiva, como lo son todas las visiones del mundo. Visítala y saca tus propias conclusiones.

IMG_0734
Hasta otra, Praga

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *