Europa,  Francia,  Périgord

Saint-Léon-sur-Vézère

Saint-Léon-sur-Vézère es el segundo pueblo de los más bonitos de Francia que visitaremos en esta jornada. El primero ha sido Saint Jean de Coly y ahora le toca a éste, ya mucho más cercano a Sarlat y metido de lleno en el Valle del Vézère. Y aquí te explico qué ver en este pueblo francés.

El Valle del Vézère es conocido también como el Valle del Hombre por encontrarse allí algunos de los yacimientos prehistóricos más importantes de Francia. Cabe decir que muy cerca de allí se encuentran las Cuevas de Lascaux, también el Yacimiento de la Madeleine y otros lugares de interés y que tienen que ver con la época más prehistórica del hombre. Pero nuestro paso por este pueblo no era por su pasado prehistórico, sino por su presente bellísimo.

No sorprenderá ya que os mostremos otro pueblo bonito en Francia, son unos cuantos los que van ya seguidos en este viaje. Esta zona de Francia está repleta de pueblos preciosos, y aunque no todos tengan la denominación de los más bonitos sí que tienen un encanto especial. Es más, si tuvieses todo el tiempo del mundo seguro que querrías parar en todos los pueblos que encontrarías a tu paso.

Pero claro, una no tiene todo el tiempo del mundo y, por lo tanto, tiene que seleccionar. La mejor forma de seleccionar es seguir los pasos de otros o el sendero ya marcado previamente. En este caso nos fiamos de los que dicen que éste es un lugar al que hay que ir – quienes los dicen son las señales francesas – y como nos viene de paso, más o menos, decidimos que es algo que vamos a hacer.

Te preguntarás, tal vez, que qué hay para ver en este pueblo. Pues oye, por lo pronto una iglesia románica que es una maravilla. También hay un castillo, pero es privado y solo podrás ver sus torres ya que acceder a él es imposible. Y tienes las calles del pueblo, calles de cuento, con casitas de piedra, techos aguados, flores y vegetación. Y mucha tranquilidad hasta que te acercas a la orilla del río y te encuentras allí, en la terraza del bar, con todos los pijos de la zona. Oye, qué ambiente más selecto, tú.

La estampa del pueblo, a lo lejos, es la típica de pueblo bonito. Una estampa que es verde a no poder más, en la que aparecen las puntiagudas torres del castillo acompañadas por la torre campanario solitaria. Las casitas no se perciben, y es que son de poca altura. Aquí lo han dejado todo como era antaño y es lo que mola de estos pueblos: son coquetos por ser uniformes, parecen un decorado. Pero no creo que esto sea así, a mí me parece que los dejaron una vez abandonados y muy acertadamente han decidido reformarlos.

Sé que en Francia se hace eso: reformar los pueblos. Aldeas que eran pura ruina son ahora de los lugares más turísticos del país. La conciencia patrimonial den Francia es mucha, todo lo que tiene – o casi todo, venga – lo valoran. Siempre he dicho que si, por ejemplo, Napoleón paso por un camino y pisó una piedra, esa piedra será, para siempre, Monumento Nacional. Puede que a veces se pasen con el asunto, pero es de admirar que quieran tanto lo suyo – una cal y otra de arena, la vida es así.

Como os digo, este pueblo tiene castillo, tiene iglesia románica, tiene unas calles preciosas y no viven más de 500 personas. La tranquilidad es total – excepto a orillas del río, ya os lo he dicho – y es un placer pasearte por sus calles Pero este pueblo tiene también otro lugar muy relacionado a los que os comentaba más arriba: el yacimiento de Le Moustier. No llegamos a él, debo decirlo; nuestro paso por Saint Léon es un tránsito para llegar a Sarlat y nos espera allí nuestro huésped. Tenemos una hora convenida para llegar y eso supone que pasemos por algunos lugares más rápido de lo que nos gustaría. Pero tenéis que saberlo, ya que Le Moustier forma parte de los Sitios prehistóricos y grutas decoradas del valle del Vézère – y es Patrimonio de la Humanidad.

Pero vayamos con las cosas que debes ver en Saint Léon, que son pocas pero… ¡preciosas!

La iglesia románica

La pequeña iglesia románica de Saint Léon sur Vézère, que data del s. XII, está clasificada como Monumento Histórico y es lo que más destaca entre todo el patrimonio de la localidad. Su arquitectura, muy simple, esta compuesta por una única nave que se prolonga con un transepto y absidiolos.

Desde fuera la iglesia es bellísima, esas formas redoendeadas que van superponiéndose las unas a las otras conforman una estampa estupenda. Con la torre campanario de dos estancias, recubierta de losas, el conjunto culmina de una forma exquisita.

Su interior, aunque el exterior sea de lo más bonito, no debe desmerecerse. Siendo románico el espacio es bastante amplio y aunque sus muros tienen un grosor considerable para nada se hacen pesados. En el altar mayor podrás observar los restos de los frescos que decoraban la bóveda.

Y ya te he dicho que el techo del campanario – así como el de toda la iglesia – está cubierto por losas. Este hecho hace que los tejados deban ser muy inclinados para poder soportar así su peso. Eso hace las delicias de aquellas personas que amamos este tipo de estética y nos hace convencer que pues igual sí, esta pequeña iglesia de este pequeño pueblo anclado en un meandro del río Vézère sea una de las más remarcables del Périgord.

El castillo de Clérans

Os he dicho que la estampa que se ve a lo lejos de Saint Léon es la de torres picudas que despuntan sobre un paisaje verde cubierto de una vegetación frondosa. Donde hay agua hay vida, y ahí de agua hay mucha, y de vida verde un montón.

El castillo es el elemento que acaba por darle a este pueblo ese aspecto medieval tan chulo, y para daros algunos datos sobre el mismo debéis saber que su construcción está ligada a una casa noble conocida como el Hôtel noble de la Payronie y que data del siglo XII aunque el castillo sea del siglo XVI.

Dicen que en su interior hay una escalera poligonal, y que está rodeado por un parque repleto de árboles centenarios. Yo solo te puedo hablar de sus torres, que son las que se ven desde el exterior, y de la valla que lo rodea. También puedo decirte que el parque que lo rodea parece ser bastante amplio, pero si no consigues salvar el obstáculo que conforman todos los setos y muros no vas a ver nada, y es lo que nos pasa a nosotros. No acabamos de comprender si aquello es un hotel privado, una casa particular, y tampoco si puede visitarse o no. En algunos lugares dice que sí, que el castillo es visitable, pero nosotros no encontramos ningún tipo de información al respecto.

Lo más que puede ver desde el exterior.

Otras cosas de interés

Además de las calles preciosas llenas de flores, vegetación y casitas de ensueño, este pueblo tiene también otros sitios que deben remarcarse, como lo que se conoce en francés como Manoir y nosotros traduciríamos como cortijo o similar, un caserío con propiedades a su alrededor que pertenece a una familia con posibles. La historia de este Manoir, que data del siglo XVI – el edificio, no la historia – es la historia de muchos de los lugares de Francia – y no solo de ese país – en lo que a patrimonio se refiere. Era de uno de los co-señores de la Roque Saint-Cristophe, en la Revolución lo perdieron y tras ella pasó a manos de los propietarios del castillo de Clérans. Así, como quien no quiere la cosa, acaba todo siempre en las manos de los mismos.

Aunque bueno, solo el hecho de caminar por sus calles es ya una excusa perfecta para visitar este pueblo.

Además de este edificio tenemos también la Capilla Expiatoria que data del s. XVI y una tumba encastada en los muros de la antigua iglesia y si quieres irte un poco más lejos está el castillo de Chaban, que no podrás visitar porque es también de propiedad privada.

Más información

De este pueblo puedes encontrar información en los siguientes enlaces:

En la web de los pueblos más bonitos de Francia tienes cosas para hacer cerca de este pueblo: https://www.les-plus-beaux-villages-de-france.org/fr/nos-villages/saint-leon-sur-vezere/ , también en la web de la región: http://www.lascaux-dordogne.com/fr/les-plus-beaux-villages-de-france-en-vallee-vezere

Aparcamiento

A diferencia de otros pueblos en el Périgor Noir, aparcar en Saint-Léon-Sur-Vézère no es complicado, ni tampoco de pago. Tienes amplio aparcamiento en la entrada del pueblo.

Booking.com

*En este post hay algunos links de afiliados, lo que significa que si decides utilizar alguno de ellos a ti no te costará nada y a cambio nosotros nos llevaremos una pequeña comisión que nos ayudará a seguir trabajando en el blog.
¡Gracias!

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.

2 Comentarios

  • El Mundo Con Ella

    No me cansaré de decir lo muchísimo que me gusta el Perigord. Sí y de él, el Valle de la Vezere es una auténtica maravilla por lo que citais acerca de los primeros asentamientos humanos. He visitado las Cuevas de Lascaux II, La Madeleine, Montignac, Sarlat, La Roque- Gageac, Les Eyzies,… y tanto por los yacimientos de la Prehistoria como por los medievales, volvería una y otra vez para ver exactamente lo mismo.
    Me encanta esta entrada.
    Un abrazo

    • Los Pobres También Viajamos

      El Périgord es un destino fascinante. De los asentamientos solo visitamos La Madeleina, por cuestiones de presupuesto. Nos hubiese gustado poder visitar mucho más pero teníamos que escoger, así que escogimos ése.

      Yo también volvería, y es que se me quedaron muchas cosas por ver.

      Un abrazo, y gracias por leernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: