Europa,  Francia,  Itinerario,  Périgord

De Périgueux a Sarlat en 5 paradas

De la capital del Périgord Blanco, Périgueux, hasta la capital del Périgord Negro, Sarlat, hay algo más de una hora de camino y escasos 70 km. Pero, ¿por qué no aprovechar el desplazamiento para descubrir otros lugares de la zona? En este artículo te muestro qué puedes ver entre Périgueux y Sarlat, 5 paradas imprescindibles – y diversas – que te van a alegrar el trayecto.

Y éste será el paisaje que te acompañará durante todo el trayecto

Si te has planteado configurar una ruta como ésta, si has querido hacer alguna vez un viaje por carretera al Périgord, te habrás dado cuenta que los lugares para visitar son casi infinitos. El momento de planificar los trayectos – digo momento por no decir jornadas – es muy estresante: nunca sabes qué dejar de lado, porque a todo no llegas. Tendemos, en un principio, a buscar un o dos asentamientos e irnos desplazando a los distintos lugares de visita, pero a veces este modo no es el más eficiente porque al final acabamos haciendo muchos kilómetros y acabamos cansadísimos.

En esta coyuntura me encontré yo cuando me puse a organizar este viaje: no sabía qué escoger, no sabía qué descartar. Al final absorbí una cantidad tal de información que parecía que no supiese nada y muchas visitas se quedaron en suspensión; vamos, que me cansé de investigar y contar kilómetros. Pero finalmente conseguí armar una ruta decente, una ruta que nos sirvió de tránsito entre el Périgord Blanco y el Périgord Negro y que quedó del siguiente modo.

La ruta

Primera parada: Terrasson

Como os explico en el artículo principal, no tenía demasiado claro si parar en Terrasson o no. Lo cierto es que no había encontrado mucha información sobre esta localidad, y, aunque las imágenes que encontraba en internet daban la apariencia de un pueblo atractivo, tampoco me convencían. Finalmente, y viendo que íbamos con tiempo y que tampoco nos desviaríamos mucho de la ruta, acabamos visitando Terrasson. Y fue una gran idea porque Terrasson fue toda una sorpresa. Merece la pena parar allí.

Segunda parada: Saint-Amand-de-Coly

Este pequeño pueblo, uno de los más bonitos de Francia, estaba en mis planes iniciales de visita, pero tampoco tenía demasiado claro si podríamos ir o no. El problema estaba en que ya me conozco las carreteras francesas: sé que una departamental puede convertirse en algo insufrible y el trayecto puede dilatarse en el tiempo porque la velocidad de conducción debe ser baja. Éste no será el caso en esta parte del viaje, así que acercarnos de un lugar a otro – excepto algún pequeño tramo – no será complicado.

Por la parte que le toca al pueblo, Saint-Amand-de-Coly es un coqueto pueblo medieval con una iglesia enorme clavado en un llano verdísimo, color que contrasta profundamente con el color marrón de las viviendas. Otra parada obligatoria de camino a Sarlat.

Tercera parada: Montignac

Aunque de este lugar no os hablo en el blog, sí que debo deciros que vale la pena pararte y dar una vuelta, aunque sea sólo por ver la perspectiva de la localidad desde el Vézère. También debes saber que allí es donde están las cuevas de Lascaux, así que posiblemente te detengas en el pueblo sí o sí.

Cuarta parada: Saint-Léon-sur-Vézère

Ya de lleno en el Valle del Vézère, otro de los pueblos más bonitos de Francia. Este pueblo, un poco más grande que el de Saint Amand, tiene castillo, iglesia románica, casitas de cuento y hasta un sitio prehistórico Patrimonio de la Humanidad.

Quinta parada: el abrigo de la Madeleine

No todo van a ser pueblos medievales y castillos, y es que nos interesan muchas más cosas además de la Edad Media y lo gótico. Y por eso decidimos parar en el yacimiento de la Madeleine, un lugar Patrimonio de la Humanidad que da nombre a un periodo prehistórico y que es uno de los más importantes de nuestro pasado. Para mí es uno de los imprescindibles en el Valle del Vézère, y no pudiendo abarcar todo lo que ofrece – al menos no en este viaje – en lo que a prehistoria se refiere, visitar este lugar es una elección acertadísima para poder comprender un poco más cómo vivían los primeros pobladores de estas tierras.

Qué veré en la ruta

Como acabo de mostrarte, en esta ruta vas a encontrar un pueblo diminuto con una iglesia enorme, otro con una de las iglesias románicas más chulas del Périgord, imágenes bucólicas de pueblos junto a un río e incluso un abrigo prehistórico que es Patrimonio de la Humanidad.

Puedes ampliar la ruta si te apetece, pero no te lo aconsejo – si sigues este mismo camino – ya que vas a ir corriendo de un lado a otro y al final no disfrutarás de nada. Ahora bien, si quieres ver más cosas por allí tienes, como ya te he dicho, Lascaux, también la Casa Fuerte de Reignac, pero para esto te aconsejo que guardes al menos un par de jornadas solo para visitar los lugares prehistóricos del Valle del Vézère.

Duración de la ruta

Esta ruta, que te llevará toda una jornada, acaba siendo de poco más de 120 kilómetros pero que repartidos de este modo no se te va a hacer pesada. El trayecto, por lo tanto, queda de este modo:

✅Encontrarás enlazados los artículos a los lugares de visita en cada una de las etapas.

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: