Asturias,  España

Cudillero | El pueblo estrella del litoral asturiano

Cudillero es, sin ningún tipo de duda, uno de los pueblos más bonitos de la costa asturiana. Sus casas de colores arrapándose por la ladera verde de la montaña conforman una de las estampas más conocidas del Principado. Por ello Cudillero es el pueblo estrella del litoral asturiano, ¿te vienes con nosotros?

IMG_3773 - copia

Dejamos el interior asturiano para desplazarnos sin remedio a uno de los puntos más interesantes de Asturias: su litoral. Los pueblos de la costa son de sobra conocidos, y bueno sería hacer una ruta por todos y cada uno de ellos, pero el tiempo no nos lo permite así que en el viaje tenemos que cribar algunos lugares. Si por mi hubiese sido, la ruta marítima la habría comenzado en el límite con Galicia, pero eso no podía ser de ninguna de las maneras, así que el pueblo más al occidente que visitamos fue el protagonista de este post: el maravilloso Cudillero.

IMG_3804 - copia
Te aviso, no podrás dejar de mirarlo.

Destinos como el que aquí nos atañe dan un poco de pavor. Me explico: estás saturada de imágenes de este pueblín; cualquier publicación sobre pueblos asturianos te va a hablar de Cudillero y te persuadirá para que viajes hasta él. Esto tú, que eres poco crédula, no sabes si es porque se lo merece o se trata tan solo de una estrategia de márketing. Pero ya que estás ¿por qué no comprobarlo con tus propios ojos y salir de dudas? Y es así como decidimos ir a Cudillero aunque a JJ el paisaje marino lo le resulte demasiado atractivo.

IMG_3803 - copia
¿Ves, JJ, como el mar también mola?

El concejo de Cudillero es peculiar por muchas cosas. No son solo sus casas de colores construidas a modo de anfiteatro, ni el curadillo – piezas de pescado de poco valor en el mercado que se dejan secar al sol -, sino es que, además, este concejo tiene una lengua propia: el pixueto. Por estas tres cosas vale la pena acercarse al pueblo, pero es que cuando llegas allí te das cuenta que la visita no necesita de excusa alguna.

Dónde aparcar en Cudillero

Después de haber pasado unos días fantásticos en el interior de Asturias, después de haber visitado montes y ciudades, después de haber disfrutado con el prerrománico y probado la auténtica sidra asturiana nos quedaba pasearnos un poco por la costa . El trayecto de Oviedo hasta Cudillero – y que nos hizo detenernos en Pravia – es una auténtica maravilla: los montes verdes, los pequeños pueblos salpicando las laderas, las nubes bajas y la paz que se respira hacen que el de conducir sea un acto sumamente placentero. Llegamos a Cudillero por una carretera un poco extraña y entramos en la localidad por su parte más alta accediendo desde el Pito, donde las casas indianas se cuentan allí por decenas y donde se encuentra el Palacio Selgas que nosotros no visitaremos pero que muchos recomiendan. El pueblo comienza a presentarse ante nosotros con sus casitas típicas y con unas cuestas infernales. Buscamos aparcamiento pero no lo encontramos por ningún lugar, ¿dónde narices vamos a dejar el coche? Juanjo, cabezón como él solo, sigue el camino hasta que llegamos al mar y allí, al final del puerto, vemos un gran espacio con aparcamiento gratuito.

🅿️
Para aparcar en Cudillero no te compliques, ve a la zona del puerto y allí encontrarás un párquing bastante grande en el que poder dejar el coche.

ℹ️
En la parte baja de Cudillero es donde encontrarás la Oficina de Turismo.

Nuestra visita a Cudillero

El puerto

La primera impresión que se tiene de Cudillero, cuando por fin puedes admirarlo desde ese punto estratégico que es el puerto, es bastante impactante. El pueblo desciende por la ladera hasta casi sumergirse en el mar Cantábrico, pero es que desciende por una ladera pintada de verde esmeralda y descansa sobre un mar bravío de tintes plateados. La visión es casi mística, va a resultar que Cudillero sí es bonito de verdad…

Desde este punto lo que hacemos es, primero, asomarnos al mar y ver lo diferente que es a nuestro Mar Mediterráneo, ese mar de colores azul brillante, a veces casi turquesa, y de una calma sedante. El Mar Cantábrico, por su parte, es mucho más arisco, brutalmente infinito, amplio, lúgubre a veces, pero encantador – a mí juicio. Lo he dicho ya muchas veces: no me gusta nada la playa, pero soy muy marina. El mar me relaja, me siento bien cerca de él y recuerdo que mis primeros viajes al interior de España hacían que me sintiese un poco agobiada porque me apartaba de la costa. La costumbre hace que lo superes todo, y hoy en día ya no tengo esa sensación de presión en el pecho cuando me voy tierra adentro. Pero aún así, cada vez que me acerco al mar me siento más libre, y mirar el horizonte curvado, infinito, me produce un placer extremo.

IMG_3764

La actividad pesquera es de gran importancia en Cudillero, y eso se traduce en una cocina marinera exquisita y barrios de pescadores preciosos. Su puerto dejó sin aliento a Hollywood al aparecer en la película Volver a Empezar, pero muy ciegos tendrían que estar estos hollywoodienses como para no enamorarse de este lugar tan bonito. Digo yo, vamos.

IMG_3772 - copia

El pueblo

El paseo es casi automático: meterte por las calles empinadas del pueblo es un acto inconsciente. A cada paso alzas la vista y miras todas esas casas de colores que parecen haber sido construidas para que las contemples y sientas que tu casa es bien fea. La sensación de estar en un lugar donde el mar es de vital importancia es muy fuerte, como ya he dicho el curadillo fue durante mucho tiempo alimento de subsistencia.

IMG_3787 - copia
La estampa típica de Cudillero: las casas de colores construidas casi en vertical.

Mirador de la garita

Para continuar con el paseo por Cudillero podemos seguir las distintas rutas que hay por el pueblo, pero si hay una que no debes evitar es la que te lleva hasta el mirador de la garita desde donde tendrás unas vistas de la localidad y del mar increíbles. El trayecto hasta este mirador es una sucesión de callejuelas que se meten casi dentro de las casas, de paredes y puertas de colores, de vistas increíbles. También es un no parar de subir cuestas y peldaños; Cudillero es bonito, pero su sacrifico tiene.

IMG_3776 - copia
Subir al mirador, aunque cueste un poco, merece verdaderamente la pena.
IMG_3800 - copia
Aunque JJ se empeñó, no pudo subir a lo alto de la torre; las escaleras están muy dañadas.
IMG_3798 - copia
Si te queda aliento al llegar a lo alto seguro que te quedas sin él al ver esto.

Si dispones de tiempo, otra de las rutas que puedes seguir es la que te lleva hasta el faro – imagen superior – lugar desde el que afirman se tienen unas vistas, también, increíbles.

IMG_3813 - copia
Caminando por Cudillero no podrás borrar la sonrisa de tu cara.

A nosotros poco más nos queda hacer en Cudillero, aunque nos quedaríamos allí mucho más tiempo. Nuestra ruta debe continuar y tenemos reservada mesa para comer en otro lugar – la primera vez que hacemos esto en nuestros viajes. Así, bastante apenados, debemos decir adiós a este pueblo que seguro es uno de los más bonitos de Asturias. En este viaje todavía visitaremos alguno más, pero este tiene un algo especial. ¿Y qué es lo que tiene Cudillero de especial frente a todo el resto de pueblos bonitos de Asturias? Puede que sea esa apertura al puerto que le da la forma tan conocida de anfiteatro. No lo sé. Lo único que sé es que la próxima vez que visites Asturias tienes una parada obligatoria en el pueblo que hoy te he enseñado.

También te puede interesar…

Cerca de allí esta la célebre playa del Silencio que nosotros no visitamos por falta de tiempo, o como ya os he mencionado más arriba, se encuentra también – a su entrada por el Pito – el Palacio de Selgas (s. XIX), conocido también como el Versalles Asturiano.

ℹ️
Tienes más información sobre Cudillero en estos enlaces:
🖱Cudillero en Turismo de Asturias
🖱Página del Ayuntamiento de Cudillero
🖱Turismo de Cudillero

🏨
Encuentra alojamiento a buen precio en Cudillero haciendo 🖱click aquí.

*En este post hay algunos links de afiliados, lo que significa que si decides utilizar alguno de ellos a ti no te costará nada y a cambio nosotros nos llevaremos una pequeña comisión que nos ayudará a seguir trabajando en el blog.
¡Gracias!

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.

2 Comentarios

  • Maribel

    Qué recuerdos bonitos me ha traído este post. Cudillero es uno de esos pueblos que dejan huella y que nunca olvidas. Hace años allí estaba en el puerto comiendo. Y además en una época poco turística donde tuvimos la suerte de comer algunas cosas recién pescadas. Más frescas y buenas imposible. Gracias por hacerme teletransportarme con la imaginación

    • Los Pobres También Viajamos

      Cudillero es precioso, de todos los pueblos que vimos en Asturias puede que fuese el que más me gustó, porque es tan especial… Nosotros no comimos allí – lo hicimos en La Tenada – pero seguro que la gastronomía de la localidad es una verdadera maravilla.

      Y gracias a ti por leernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *