De Xivert a Pulpis | Iniciación a la Ruta Templaria

En plena Serra de Irta podemos realizar una ruta impresionante que une tres castillos templarios imprescindibles: el de Alcalà de Xivert, el de Santa Magdalena de Pulpis y el de Peñíscola. 28 km de ruta que pueden completarse en una jornada. Si no dispones de tiempo, es interesante hacer lo que nosotros: ir desde el castillo de Xivert hasta el de Santa Magdalena a pie. Una maravilla que ahora os voy a explicar.



Hacía años que no visitábamos el castillo de Xivert, muchos más el de Santa Magdalena. Siempre estaban ahí, los veías al pasar por la carretera, dominantes en la montaña, y no pensabas en volver a subir a ellos porque tenías muchas otras cosas que hacer. Resulta que llegó el año 2020 y con él lo que todos ya sabemos y lo cercano volvía a ser importante para ti o, mejor dicho, volvía a ser de nuevo lo más importante – porque jamás dejaste de valorar aquello que tenías cerca.

Estando así las cosas, y dándote cuenta que lo próximo es hipervaluoso, y casi 20 años después de haberlo hecho por primera vez, te decides a visitar de nuevo el castillo de Polpis. Lo vuelves a hacer una semana después. Pasados un par de meses te atreves a subir al de Xivert, y tras otro espacio de tiempo similar acabarás yendo del segundo al primero, pero andando.

Non nobis Domine non nobis sed Nomini Tuo da gloriam.
«No a nosotros señor, no a nosotros, si no para la gloria de tu nombre»

El Sendero Mirador Templario

Como os he dicho en la introducción, en un espacio de 26 km encontramos tres castillos templarios de gran importancia: el de Xivert, el de Polpis y el de Peñíscola. Dispuestos en un enclave inmejorable – la maravillosa Serra d’Irta – puedes recorrer la distancia que los separa a pie; existe un sendero habilitado para tal fin.

Partiendo desde Alcalà de Xivert – aunque puedes hacerlo también desde Peñíscola – vas a invertir una jornada – son casi 8 horas de caminata efectiva – en recorrer todo el camino que es, verdaderamente, maravilloso. Vas a tener que esforzarte en hacerlo, tienes un desnivel de subida y bajada de casi 900 metros, y debes tener en cuenta que la ruta es lineal. Aún así, y si te apetece hacerla en profundidad – esto es, toda ella – tendrás que seguir una serie de pautas que no te irán tampoco mal si pretendes hacer lo que nosotros, y que es solo la primera parte de la ruta.

Empecemos con algunos consejos

Para hacer esta ruta debes ir con preparación, no es una ruta sencilla en algunos de sus tramos y en determinados puntos se vuelve físicamente exigente. El calzado adecuado es sumamente importante, así como unos ropajes cómodos. De vital importancia es también el agua, que debes cargar en abundancia si no quieres quedarte sin ella a mitad de camino. Además del agua es importante también llevar algo de comida – frutos secos, barritas energéticas, etc – si lo que quieres es realizar solo la ruta a la mitad, pero deberás llevar una comida completa si pretendes hacer la ruta entera; recuerda que son ocho horas caminando – si no paras en ningún lugar.

No te recomiendo que hagas la ruta con niños, ya que no creo que estén preparados para ella – no al menos niños menores de 12 años. Tampoco te recomiendo que la hagas si no tienes la costumbre de caminar mucho, y es que aunque solo sean tres horas y media de caminata, ésta no es una caminata cómoda. Tendrás algunas cuestas que subir que se las traen, otras que bajar, otras que volver a subir… así que si quieres ir con los más pequeños de casa lo mejor es que te acerques a los dos castillos por separado y, si los niños son pequeños, puedes acceder a ellos en vehículo – hasta el de Xivert a las puertas del mismo.

Sigamos con la ruta

La ruta es lineal, por lo que debes ir, al menos, con dos vehículos, para dejar uno al final de la ruta y otro al inicio. El sentido de la ruta que nosotros tomamos es Xivert-Polpís, así que dejaremos uno de los vehículos en Santa Magdalena, al inicio de la ruta que sube al castillo por el Barranc del Castell – puedes dejarlo también en el cementerio.

Desde ahí debes dirigirte a la localidad de Alcalà de Xivert, a unos 8 kilómetros de la de Santa Magdalena. Una vez llegues allí debes seguir las señales que marcan el inicio de la ruta hacia el castillo de Xivert. Puedes comenzar a caminar desde ahí – que serán unos 3 o 4 kilómetros más – o puedes comenzar desde el castillo. Nosotros haremos lo segundo para ganar tiempo , así que accederemos con el vehículo hasta el aparcamiento que hay a los pies del castillo de Xivert. Debes tener en cuenta que el firme de la calzada, en la mayor parte del tramo de subida, está en bastante mal estado, por lo que deberás conducir con precaución. Una vez llegues arriba puedes dejar el coche en el espacio reservado para tal fin y acercarte al castillo.

El castillo de Xivert

Este castillo fue concedido por Jaume I a los Templarios como ofrenda por haber conseguido estos controlar el territorio y conquistarlo. Así, el año 1233 la Orden del Temple se hace con él, y lo posee hasta el año 1314 cuando la Orden se disuelve.

El castillo de Xivert.

Hay dos elementos que hacen de este castillo un lugar peculiar. El más reciente son las dos torres gemelas que destacan entre el resto de los elementos de la fortificación. En segundo lugar una inscripción que reza al Fatih Allah (solo Dios concede la victoria) que recuerda los inicios musulmanes del castillo. Es divertido buscar la inscripción, pero si eres una persona curiosa seguro que la encuentras.

Del interior del castillo no se conserva mucho, aunque si pueden distinguirse elementos como la alcazaba o la albacara. También está en pie parte de la muralla y algunos restos de una capilla gótica. Es de interés, un poco más abajo, los restos de un poblado del que todavía quedan en pie algunas viviendas.

El interior del castillo de Xivert.

Es ahora momento de partir hacia el castillo de Polpís. A las puertas del mismo, y siguiendo el sendero que se encuentra a mano derecha – el que está a mano izquierda te hará regresar al pueblo de Xivert – será como llegues al Santa Magdalena.

Seguiremos todo el rato – o todo el rato que podamos, después os explico – el camino marcado por el logo de Parcs Natural de la Generalitat Valenciana – el pájaro que aparece en la parte superior derecha de la indicación – y que aparecen durante todo el recorrido.

La primera parte de la ruta discurre por pista asfaltada que no supone ningún tipo de dificultad. El día es soleado, el primero completo de primavera, y la vegetación frondosa tras las lluvias y nieves del invierno convierten el recorrido en una delicia.

Los primeros cinco quilómetros no suponen ningún tipo de dificultad, es más, podríamos decir que se trata más de un paseo que de una ruta exigente. No hay ni muchas subidas ni tampoco muchas bajadas, no hay senderos propiamente dichos ni ningún elemento que añada emoción al asunto. Si te gusta ir en bici es una buena ruta para realizar, ya que puedes subir por la pista hasta Xivert y desde allí descender hasta el pueblo de Santa Magdalena – aunque así no vas a llegar al castillo.

Siguiendo las indicaciones acabamos llegando a un cruce donde hay muchas señales, aunque ninguna indica cómo llegar al castillo de Polpís. Como no hay cosa que nos indique lo contrario seguimos recto por la pista principal y tras más o menos un quilómetro nos damos cuenta que desde allí – y porque ya habíamos estado antes en el castillo de Polpís – no vamos a acceder al castillo porque se encuentra en la otra cara de la loma.

No sabemos ni cuándo ni cómo, pero nos hemos desviado del recorrido. Sí recordamos todas esas señales que había unos centenares de metros más atrás, pero no recordamos haber visto ninguna señal que nos indique que debamos ir por allí. Decidimos regresar sobre nuestros pasos después de haber preguntado a un ciclista que no conoce la ruta que nosotros buscamos e intentamos encontrar la solución al misterio. En ese punto ya nos imaginamos teniendo que abortar la misión y llegar a Santa Magdalena por la pista sin acceder al castillo.

Nos topamos de nuevo con las señales y miramos: no nos parece encontrar nada que indique el castillo de Polpís – como sí lo hacían otras señales que he mostrado más arriba. Vemos a un señor que está descendiendo el camino alternativo a la vía principal y preguntamos. Parece que el señor conoce la zona y nos indica el camino, nos dice que siempre debemos caminar por el sendero de la derecha si no queremos llegar al mar y que todavía nos queda un buen trecho. Le explicamos que veníamos siguiendo la ruta pero que en un momento determinado ésta ha desaparecido. Él no conoce la ruta, él se sabe las sendas, y gracias a él podremos continuar.

Qué raro el no perdernos, nosotros…

Y ahora empieza lo bueno de la ruta. Tenemos frente a nosotros una subida considerable que nos va a partir los gemelos en algún punto, que posiblemente debas realizar a tramos porque manda narices la cuesta que salva el desnivel, tú. Lo bueno, hay que decirlo, es que desde allí se tienen unas vistas espectaculares del castillo de Xivert,

También, y eso es circunstancial por lo extraño de la meteorología, hay otro elemento paisajístico espectacular es poder divisar el Penyagolosa, el pico más alto de todo Castelló, que justamente, y ese primer día de primavera, está nevado.

Seguimos ascendiendo hasta que llegamos a lo alto, gratificándonos en ese momento con las espectaculares vistas que se tienen no solo del castillo, de las montañas tanto castellonenses como las de Tarragona, sino también por las increíbles vistas del Mar Mediterráneo y de las Columbretes. Llegar allí arriba con la lengua fuera ha valido, verdaderamente, la pena.

Allí arriba encontramos, por fin, una indicación que nos señala C. Polpís, debajo de Mallada-Rabosa, que es lo que se indicaba en la encrucijada anterior. Nos convencemos que el camino es el correcto, pero nos detenemos unos buenos minutos a disfrutar del increíble entorno en el que nos encontramos.

Por si acaso te pasa como a nosotros, sigue siempre la señal Mallada-Rabosa.

Ahora la pista se convierte en sendero que será el que se nos presentará ante nosotros a lo largo de más o menos 4 kilómetros, donde encontraremos la unión con otra pista que nos lleve hasta Polpís.

El sendero que deberás seguir.

Las vistas nos acompañarán durante gran parte del recorrido, en ésta su segunda mitad, y como he dicho, será algo más exigente que la parte anterior. Aparecerán, de nuevo, las señales oficiales de la ruta, que te guiarán sin pérdida alguna hasta el otro lado de la loma donde divisarás la pista y el último tramo de subida que acabará por situarte casi ya en la fortaleza de Polpís.

Sin ningún tipo de pérdida vas a realizar los siguientes casi dos kilómetros y una vez terminado el ascenso podrás ver como se asoma la otra fortaleza templaria, la de Peñíscola.

Te recomiendo, en este punto, que sigas un poquito más antes de torcer hacia la izquierda y llegar hasta el castillo de Polpís, para asomarte al Mirador del Alto de la Bota, donde tendréis unas vistas magníficas de Peñíscola, el Delta de l’Ebre, las Columbretes y el valle de Alcalà.

Una vez hecho esto regresa sobre tus pasos y sigue, ahora sí, la indicación hacia el castillo. Te espera una bajada por una pista pedregosa al inicio de la cual se divisa ya la fortaleza de Polpís.

Cuando llegues a él puedes acceder salvando el desnivel arrapándote por las piedras, y podrás descansar en los muros que aún hoy en día quedan en pie de esta fortaleza. Tras un buen merecido descanso es momento ahora de descender hasta la localidad de Santa Magdalena descendiendo por el barranco del Castell.

Para acceder al barranco sal de la fortaleza y debes tomar el sendero que parte a mano derecha, al inicio de un descenso un poco complicado por las piedras y saltos que debes dar, pero que después se convierte en un agradable paseo entre carrascas, palmitos y zarzaparrillas, entre otros elementos botánicos de interés.

El barranco del Castell.

Seguiremos las indicaciones pertinentes hasta llegar, por fin, al punto donde hemos dejado el vehículo. En nuestro caso habremos caminado, más o menos, unos 17 kilómetros en poco menos de 4 horas.

Impresiones

La ruta, a nosotros, nos gusta mucho. En su primera parte, como digo, es cómoda y a pesar de la exigencia de la segunda parte – en algunos tramos cortos, hay que decirlo – las vistas y el entorno merecen verdaderamente la pena.

Respecto a la afluencia de púbico, ese primer domingo de primavera estaremos totalmente solos. Cuando dejemos el coche en el castillo de Xivert nos encontraremos con algunas personas que no van a seguir la misma ruta, y durante la misma nos toparemos con algunos ciclistas y con el señor que nos salva la mañana. Bien es cierto que al llegar al castillo de Polpís encontraremos a mucha más gente, y también al recoger el coche en Xivert, estando a esas horas – pasadas las tres de la tarde – el aparcamiento completo.

Por lo demás, es una ruta muy interesante que recomendamos realizar. También puedes hacerla completa, pero eso supone mucho más tiempo. Si quieres hacerlo de este medo te dejo en este enlace el folleto oficial de la Diputació de Castelló que describe el recorrido.

Y esto es todo, espero que la ruta te haya gustado y que te animes a realizarla y la disfrutes tanto como nosotros.

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.
Entradas creadas 152

4 pensamientos en “De Xivert a Pulpis | Iniciación a la Ruta Templaria

  1. ¡Qué bueno Marina! Casi no conozco la Serra d’Irta y me ha sorprendido mucho el castillo de Xivert, ¡hasta este momento era un desconocido para mi! Me lo apunto para ir pronto, y lo del mirador donde se ve Peñíscola también. ¡un abrazo!

    1. Me alegra que te guste. El castillo de Xivert es muy interesante, así como toda la Serra d’Irta en general. Tiene rincones maravillosos tanto en la montaña como en la costa, sus playas – y yo soy poco playera – son de las que más me gustan. Es un buen lugar para ir con la familia ya que tiene puntos muy tranquilos – en la zona de costa, me refiero. Espero que la visites pronto.

      ¡Un besito!

  2. Muchas gracias por compartirlo. Ahora mismo estoy de camino a Peñiscola con mi familia y al ver los castillos desde la carretera me encontró la curiosidad. Buscado encontré vuestra publicación y la guardé para que pueda verla con tiempo porque me apetece mucho visitar los castillos. ☺️

Responder a Los Pobres También Viajamos Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: