Alemania,  Berlín,  Europa

Los Pobres También Viajamos Incógnita Tour – Berlín

Berlín, la capital alemana, fue finalmente nuestro destino secreto. Secreto para mí (Marina) ya que este viaje ha sido un regalo de Juanjo por mi 30 aniversario – los pobres también viajamos, y nos hacemos viejos… A título personal, y como excepción dentro de la tónica general de este blog, quiero agradecer a Juanjo la decisión tomada al elegir Berlín como destino. He descubierto gracias a él, y junto a él, una ciudad magnífica, maravillosa, alucinante, increíble, fascinante. Gràcies Juanjo, una vegada més, per portar-m’hi.



De Berlín nos hemos traído gran cantidad de sensaciones y sentimientos, y ninguno de ellos es malo. Berlín nos ha sorprendido, muchísimo. A prioriya parecía un buen destino para un político politólogo y una filósofa política, pero jamás llegamos a pensar que sentiriamos y viviriamos lo que allí sentimos y vivimos. Berlín ha sido para nosotros todo un descubrimiento, nos hemos encontrado con una ciudad viva, de lunes a domingo, activa, cosmopolita. Una ciudad tolerante– debido a su triste y recinte historia –, una ciudad abierta, comprensiva, reflexiva. De Berlín nos traemos la voluntad de tender lazos, de seguir adelante, la fuerza de reconstruir y resurgir, cual Ave Fénix, de las cenizas. De Berlín nos traemos tolerancia, respeto y dignidad. De Berlín nos traemos la razón suficiente para gritar a los cuatro vientos que (re)conocer la Historia es necesario para (re)construir la vida. De Berlín nos traemos la voluntad firme de remendar errores y avanzar de forma mejor. De Berlín nos traemos muchísimas cosas, y todas ellas son buenas.



De Berlín nos hemos traído también mitos caídos, como que Alemania es un país caro y de gente poco calurosa. Bien sabemos, y somos conscientes de ello, que Berlín, debido a todo lo mencionado anteriormente, es una excepción dentro de Alemania, pero no queremos creer que lo sea tanto: los alemanes son amables y atentos; en Berlín puedes comer por cuatro perras e ir a comprar al supermercado como si el de tu barrio se tratase – en próximas entradas hablaremos de cómo comer en Berlín por cuatro duros.

Afegeix la llegenda
En resumen, Berlín nos ha fascinado. Teniendo en mente el Muro, el Reichstag y la puerta de Brandenburgo y viendo 5 días como demasiados para estar en la ciudad, hemos acabado necesitando segundospara recorrer todos y cada uno de sus rincones y hacérnoslos nuestros. Porque eso ha despertado Berlín en nosotros: la sensación de ser ya un pedacito de su historia. Danke Berlín, volveremos.

Si te ha sido de utilidad…¡COMENTA,VALORA,COMPARTE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: