Castilla y León,  España

Oña | Leal y valerosa

Las tierras de Burgos esconden multitud de tesoros que se traducen en pequeños pueblos cargados de historia. Uno de esos pueblos, que se hunde en las más profundas raíces de Castilla, es Oña, la muy Leal y Valerosa Villa de Oña.

IMG_4405

Nuestro paso por Oña es coyuntural. Como viene siendo costumbre desde un tiempo a esta parte, y cuando obligo a JJ a viajar por España – oh, qué gran esfuerzo para él, decía ella irónicamente – debo buscar siempre un lugar donde hacer parada de regreso a casa porque sino la vuelta se convierte en algo bastante pesado. Esta vez el viaje era a Asturias y para regresar a Levante menos cansados, decidí que la última noche la pasaríamos en el pequeño pueblo de Oña.

Aunque hoy en día Oña sea una villa más de todas esas villas pequeñita y bonitas de las tantas que se pueden encontrar por Castilla y León, sabemos que en el pasado tuvo gran importancia, y eso lo demuestra, sobre todo, el monasterio de San Salvador. Pero no adelantemos acontecimientos, mejor vayamos por partes.

IMG_4400
Iglesia de San Juan Bautista

¿Dónde está Oña?

En la provincia de Burgos, y en la denominada Mancomunidad Raíces de Castilla encontramos este pequeño pueblo asentado sobre un meandro del río Oca en el que actualmente viven unas 1000 personas. Esta mancomunidad la conforman Oña, Frías y Poza de la Sal, y debe su nombre a los orígenes del Condado de Castilla.

Mancomunidad Raíces de Castilla

Como ya he dicho, la mancomunidad debe su nombre a los orígenes del Condado de Castilla, cuando los primeros repobladores se asentaron en los pasos entre la meseta y el valle del Ebro. Allí se construyeron las primeras fortificaciones, torres y castillos, que se sentían independientes a los reinos de León u Oviedo. Poco a poco el condado fue creciendo y tomando fuerza hasta convertirse en uno de los reinos que conformarían España.

En el año 1998 los tres pueblos que conforman la comunidad deciden unirse para impulsar el turismo en la zona a partir de elementos comunes como la naturaleza o la historia.

¿Por qué sólo Oña?

Como he dicho al principio, nuestro paso por Oña fue coyuntural. De los tres pueblos que forman la mancomunidad, el único que conocía era Frías. he de confesar que Oña no me sonaba de absolutamente nada. Si escogí esté lugar como zona de paso fue porque se adaptaba más o menos a la ruta de regreso y, también, porque encontré alojamiento a un precio razonable. Estas fueron las razones principales por las que solo visitamos este pueblo, y también por el hecho que llegamos ya tarde y teníamos que salir temprano, así que Frías y Poza de la Sal tendrían que quedar para otro día.

IMG_4438

Qué ver en Oña

A priori Oña iba a ser solo de paso y parecía ser un pueblo coqueto más de los muchos que hay repartidos por la geografía española, aunque en las imágenes que había encontrado por internet aparecía una construcción bastante importante que llamaba mucho la atención: el monasterio de San Salvador. Hasta que no llegamos allí no fuimos conscientes de la magnitud e importancia de aquel lugar…

IMG_4441
JJ, impaciente por visitar el lugar. Tendría que esperar a la mañana siguiente…

El casco histórico

Desde el año 1999 el casco hitórico de Oña está declarado como Bien de Interés Cultural. Las casas blasonadas en la calle del Pan y del Agua, también la antigua judería medieval – un poco descuidada – en la calle Barrueso, la fachada del mismo monasterio o los restos de arquitectura popular en la zona del abrevadero y del lavadero son las razones por las que el casco histórico de Oña es considerado como BIC.

IMG_4452

Lo cierto es que pasear por esta localidad es bastante agradable, por sus calles estrechas, por su bonita Plaza del Ayuntamiento presidida por la Iglesia de San Juan Bautista que fue construida entre los siglos XII y XVI, que sumada a la torre de San Juan que se alza junto a ella conforman un espacio muy atractivo y que te hace viajar en el tiempo algunos siglos atrás.

IMG_4446

De aquella época medieval en la que las defensas físicas eran necesarias en una ciudad quedan todavía hoy vestigios en Oña, como algún tramo del lienzo de la muralla y las puertas que daban acceso a la localidad. Es necesario, para comprender cómo era la villa en el pasado, salirse extramuros y dar un paseo por la parte baja de la localidad, desde la cual se puede apreciar la singularidad urbana del pueblo, construido de manera lineal al situarse encima de un meandro del río Oca.

El entorno

Oña se encuentra situada en el Parque Natural Montes Obarenes – San Zadornil. Sus 45.280 hectáreas se hacen presentes cuando conduces hacia el pueblo – por una carretera un poco tortuosa, quepa decirlo aquí – por lo verde que va acompañándote durante gran parte del recorrido. El parque, situado en el borde más meridional de la Cordillera Cantábrica, engolba sierras como la de Oña, La Llana, Pancorbo y Arcena.

🌐 Más información sobre el  Parque Natural Montes Obarenes-San Zadornil 

Que Oña se encuentre eneste parque natural supone que haya múltiples rutas que pueden realizarse en los alrededores, por lo que si eres de esas personas a las que les gusta caminar por el monte, este pueblo – y toda la comarca – es un buen destino para ti.

IMG_4444
Como se puede apreciar, el entorno es magnífico

Encuentra todos los senderos que hay en Oña haciendo 🖱 clic aquí.

El Jardín Secreto

En los jardines del monasterio benedictino se ha creado un espacio llamado Jardín Secreto en el que se exponen obras de arte contemporáneo. Las exposiciones no son permanentes, y se supone que cuando nosotros estuvimos en Oña la edición 2018 todavía no había comenzado. A pesar de ello, y como nos encontramos una puerta abierta, nos metimos en los jardines – que no en un jardín – y pudimos ver algunas de esas obras. Cabe decir aquí que en ese momento no teníamos ni idea de qué era lo que estábamos visitando y nos pareció de lo más curioso todo lo que nos encontramos allí. Fue una lástima que no pudiésemos hacer ninguna visita guiada ni nadie nos explicara nada porque después supimos por una amiga que había estado el año antes que aquéllo era bastante interesante. De todos modos, os dejo algunas fotos para que os hagáis una idea de lo que hablo.

IMG_4456
IMG_4458
Muy fan de esta puerta

El monasterio de San Salvador

En último lugar, y no por ello menos importante – más bien todo lo contrario – nos toca hablar del monasterio de San Salvador. La visita a este lugar la hicimos a primera hora de la mañana, ya que teníamos que regresar a casa y ponernos a trabajar cuando llegásemos, así que íbamos con el tiempo justo. Como ya os he dicho anteriormente, a la llegada a Oña nos quedamos flipando con este espacio, y es que el monasterio impresiona muchísimo por fuera pero, ¿nos impactaría tanto su interior?

IMG_4491
Saltando sobre la monumental escalera que lleva hasta el pórtico del monasterio

📍 Todos nuestros artículos sobre Castilla y León haciendo click aquí

La visita a este lugar no es moco de pavo. La iglesia, que en su parte exterior todavía guarda elementos románicos del s. XI en forma de pórtico – con ajedrezado jaqués incluido -, es uno de los lugares importantes de Castilla por encontrarse en su interior el Panteón de los últimos Condes de Castilla y primeros monarcas castellanos.

IMG_4553

El lugar no está exento de leyenda, y dicen que fue el mismísimo Cid Campeador el que trajo los restos mortales del rey Sancho II el Fuerte tras ser asesinado en el sitio de Zamora. Leyendas a parte, y curiosidades que vienen, la primera escuela de sordomudos estuvo en las dependencias dle monasterio cuando el benedictino Fray Ponce de León impulso la iniciativa en el s. XVI.

Conoce más sobre el monasterio haciendo click aquí.

Detenerme ahora a hablar sobre todos los elementos importantes del monasterio supondría un gran trabajo, pero sí hay cosas que deben destacarse, como el Panteón Real, una obra en estilo gótico-mudéjar, o también la sillería y el coro, elementos de una belleza extraordinaria que se engloban dentro del estilo gótico.

IMG_4515

La visita continúa por la Sacristía y el Museo Románico donde se exponen diferentes piezas estrechamente relacionadas con el monasterio. Seguidamente, y antes de acceder al claustro, nos encontramos con uno de los lugares más impresionantes del monasterio – y no será por cosas alucinantes allí dentro – antes de meternos d lleno en la zona top: se trata de la Sala Capitular Románica. Este espacio, que data del siglo XII, nos transporta a las épocas más primitivas del monasterio, además de servir como lugar de exposición de varios elementos como una estela romana del s. I.

IMG_4522

La parte final de la visita nos lleva hasta el claustro gótico, una gran sorpresa para nosotros ya que no esperábamos para nada encontrarnos con aquella maravilla en ese pueblo tan pequeño. Cierto es que el monasterio es de grandes dimensiones y casi cabría toda la localidad allí dentro, pero para nada te hace pensar que una vez dentro te vayas a encontrar con esta maravilla gótica.

IMG_4527

Como nos hace suponer la sala capitular, antes de éste gótico hubo otro de talla románica que será substituido en el s. XV a petición del abad Fray Andrés Gutiérrez, quien manda a Simón de Colonia que lo remodele con un estilo flamíngero más ligero, además de añadirle cubierta de bóvedas de crucería.

IMG_4551

La buena conservación del claustro, su inusual decoración – y muy abundante – hacen del espacio un lugar singular y de gran belleza. A nuestro juicio, es uno de esos claustros bonitos de verdad que poco se conocen y que tiene un gran valor, ya no solo histórico, sino también artístico y, porque no, humano. La experiencia de pasearse por allí casi en soledad – habrá en esos momentos una pareja más haciendo la visita – es de lo más enriquecedora y dan ganas de quedarse par siempre enclaustrada en aquel lugar.

IMG_4547

Como curiosidad, en el claustro se puede admirar la imagen de Santa María de Oña, a la que el rey Alfonso X de Castilla (o el Sabio) compuso una de sus conocidas cantigas para recordar la visita al Monasterio durante su niñez.

IMG_4544
Éste no es Alfonso X, pero va a recordar la visita al lugar durante mucho tiempo
IMG_4517

La visita al monasterio son 3€ y con el precio de la entrada dispones también de una audioguía.

Los horarios son:

MARTES A DOMINGO: 10:30 A 13:30 Y 16:00 A 18:00

Consultar 🖱 aquí los días de cierre.

Conclusiones

Ya veis que Oña es un destino que vale mucho la pena, no solo por ese monasterio increíble que os acabamos de presentar, sino también porque es un lugar perfecto para descansar y desconectar. Si eres amante del turismo rural, de los pueblos con encanto y de los espacios naturales poco frecuentados, éste puede que sea tu próximo destino. A nosotros, sin duda, nos gustó muchísimo.

IMG_4549

Más información

Siguiendo estos enlaces encontrarás más información sobre la localidad y las actividades que pueden realizarse en ella:
en Raíces de Castilla
en la página de Oña

🏨
Nuestro alojamiento en Oña fue 🖱 éste, y tú también puedes encontrarlo a buen precio.

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: