Europa,  Praga,  República Checa

10 imprescindibles de Praga fuera de lo común

¿Qué es lo que más nos gustó de Praga? En este post os dejo cuáles son nuestros 10 imprescindibles fuera de lo común para hacer en la capital checa.

Serán decenas y decenas las cosas que te dirán que tienes que ver en Praga. Encontrarás tantas listas como personas hayan visitado la ciudad, y entre todas esas listas no puede faltar la nuestra. Aquí va lo que no puedes perderte en una de las ciudades más cotizadas de Europa.

1. Tomarte un café en uno de sus numerosos locales históricos.

Los checos son conocidos por beber cerveza, pero es que además de cerveza también tienen la costumbre de tomar café en sitios que para nada tienen que ver con un local normal. La historia reciente de la ciudad se forjó, también, en cafeterías y por suerte – y a pesar del devenir de la historia – todavía hay algunos en los que podemos disfrutar hoy en día de una buena taza del amargo brebaje. Entre todos los que hay en Praga yo te recomiendo especialmente el NONA, pero tienes muchos más para elegir.

☕️Nuestra lista de cafés en Praga haciendo click aquí

2. Beber cerveza en uno de sus bares más pintorescos.

Si vas a Praga vas a beber cerveza, de eso no te librarás. Sitios para tomarte una birra hay, en la capital checa, a montones. De hecho, yo creo que por las tuberías de la ciudad más que agua lo que corre es cerveza. De entre todos esos lugares en los que puedes tomarte algo nosotros te recomendamos uno: U Zlatého Tygra. En pleno centro de la ciudad, muy cerca de la Plaza del Ayuntamiento, se encuentra una de las cervecerías con mas solera de la ciudad, cervecería que no tiene demasiada buena fama porque dicen que te tratan mal pero después de haber pasado por allí no creo que sea cierto, tan solo es… como son los checos, un poquito bordes, pero ya.

3. Meterte en las entrañas del Callejón de Oro

No te mando a este callejón por las casitas, sino por lo que hay debajo de ella – y también encima. El Callejón de Oro – al que accedes mediante entrada, que no se te olvide – es célebre por ser un lugar coqueto de casitas de colores al que todo el mundo va a hacerse fotos. No es por hacernos los outsiders, pero a nosotros nos dejó indiferentes. Lo que no nos dejó indiferentes es la vivienda que hay al inicio del callejón y qué no sabemos a qué obedece pero es una auténtica pasada, vivienda en la que puedes entrar y descender hasta el sótano que está perfectamente ambientado, como también lo están el resto de las plantas. Otro de los lugares que no debes perderte en el callejón es el museo de armaduras y armas medievales que hay en la parte superior del mismo y que recorre las viviendas por arriba. Si buscas la Praga medieval la encontrarás aquí.

4. Visitar los sótanos del Ayuntamiento Viejo

Ya que os hablamos de entrañas y de cosas medievales – de verdad – de la ciudad de Praga no os podemos dejar de recomendar la visitar a los sótanos del Ayuntamiento Viejo que son en realidad los restos de la Praga medieval. Como sabréis, la ciudad ha sufrido diversas inundaciones de carácter catastrófico a lo largo de su historia – la última no hace muchos años, ya en el s. XXI – y para que esto dejase de ser tónica general las autoridades, hace ya siglos, decidieron subir el nivel de la ciudad 6 o 7 metros. La ciudad antigua quedó bajo tierra y hoy forma parte de los sótanos de muchas casas particulares y también de restaurantes y otro tipo de negocios. Pero por suerte para los amantes de lo medieval como nosotros parte de esto que hoy llamamos sótanos son propiedad del Ayuntamiento de la ciudad y puedes visitarlos , pero no por libre. Para visitar esta parte de la ciudad debes apuntarte cuando compres tu entrada para visitar el resto del Ayuntamiento. Hay diversas visitas a lo largo del día en diversos idiomas, aunque no todos los días hay visita en español – pero no es preciso hablar el idioma para apuntarte a una visita determinada. Esta parte de la visita al Ayuntamiento no supone un aumento en el precio de la entrada general, así que te lo recomendamos mucho mucho.

5. Subir a lo más alto de la ciudad

Y ya que estamos en el Ayuntamiento y hablamos de Praga medieval debemos recomendarte que subas hasta lo alto del campanario y disfrutes de las vistas de la ciudad que desde ahí sí parece de cuento. La subida a la torre del Ayuntamiento viejo está incluida en la entrada general (250 CZK, 10€ al cambio) al edificio y la haces por libre, así que puedes estar tanto rato como te dé la gana disfrutando de las vistas de la ciudad.

6. Perderte por París de camino a las Sinagogas

La comunidad judía tuvo mucha importancia en el desarrollo de la capital checa y símbolo de ello es el poderío que presenta el barrio judío de Praga. De todo lo que allí puedes ver hay una calle que no debes perderte, y esa es la calle París que quería imitar las calles de la capital francesa. Si te gusta la arquitectura del principios del s. XX vas a alucinar con esta calle, palabara.

7. Ir en busca de las esculturas de David Cerný

Cuando camines por Praga te vas a dar cuenta que hay algo que rompe con la estética de la ciudad: un caballo colgado de un techo, una fuente con 6. hombres meando, nos niños a gatas, un Freud colgado… Todas esas son obras del artista checo David Cerný y son algo que no debes perderte en la ciudad. Si tuviera que escoger mi favorita de todas ellas… ufff… me lo pondrías difícil, ¿qué tal el Freud colgado?

8. Meterte en San Nicolás

A Praga se la conoce pro ser medieval – nosotros discrepamos mucho respecto a esta opinión generalizada – pero hay una iglesia barroca que destaca mucho sobre el resto de cosas de la ciudad. Se trata de la iglesia de San Nicolás, que se encuentra en la Plaza Antigua de la ciudad y al lado de la cual está lo que queda de la casa natal de Kafka. Esta iglesia barroca es bellísima, seguro que no te esperas lo que vas a ver allí dentro. Y te lo dice una hater del barroco.

9. Pasear por la Avenida Národni

Creo que ésta fue la parte de la ciudad que más me gustó. Esta avenida, donde se encuentra el Teatro Nacional, es uno de los lugares más animados de Praga, lugar en el que se concentra menos turismo pero no por ello hay menos gente. Allí es donde encontrarás tres de los cafés que visitamos, donde está el Nova Scéna u otros puntos de interés de a ciudad. Te recomiendo que entres a la Národni por el Puente de las Legiones. Las vistas del teatro nacional y todas las casitas frente al río son de esas que no se olvidan fácilmente.

10. Desplazarte hasta Vysehrad

¿Sabías que en Praga hay dos castillos? Pues sí, y en el de Vysehrad encuentras una iglesia neogótica preciosa, la Basílica de San Pedro y San Pablo y un cementerio donde está enterrado Dvorak. Ambas cosas se pueden visitar y desde lo alto de la ciudadela, de la que todavía se conservan puertas y murallas, vas a tener unas vistas de la ciudad de lo más chulas.


Éstas son las 10 cosas que creemos que, también, debes hacer en Praga, pero si te saben a poco y quieres encontrar muchas más pincha en este link que te llevará a los tres artículos que tenemos escritos sobre la ciudad. ¿Cuáles son para ti las cosas fuera de lo común que deberíamos hacer todos en la capital checa?

Una filósofa y un politólogo que amana viajar y lo hacen a pesar de los pocos recursos que tienen. Viajar es más que un capricho, viajar es una necesidad y aquellos que somos pobres en un primer mundo de opulencias tenemos derecho también a realizar nuestros sueños viajeros. Porque los pobres también viajamos.

4 Comentarios

Responder a Iria Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: